Es evidente que hay transmisión de persona a persona, enfatizó el infectólogo venezolano

El uso de mascarilla y tapabocas debe mantenerse en sitios de alto riesgo, como aeropuertos, hospitales, lugares cerrados y con aglomeración de personas, porque es “nuestra protección, inclusive, para la viruela del mono”, afirmó este lunes el infectólogo venezolano Julio Castro.

Aunque la monkey pox es una enfermedad que se conoce desde los años 60 y 70, el experto consideró llamativo que “personas que no han viajado a las zonas donde el virus es endémico” se hayan contagiado. Esto significa que hay transmisión de persona a persona.

La transmisión puede ser por contacto directo con el líquido que contienen las ampollas y a través de secreción respiratoria, detalló Castro en entrevista con Eduardo Rodríguez en Unión Radio.

Vemos un aceleramiento, en los últimos 15 o 20 años, de las zoonosis, como la viruela del mono: virus que viven en ambiente selvático y están afectando a un intermediario accidental (el ser humano). La acción entre el ser humano y su entorno ecológico está distorsionada, enfatizó.

Hay que estar pendiente, los casos que puedan ver casos que puedan ser sospechosos hay un formato de denuncias.

Insistió en que no parece una enfermedad con un desenlace similar al de la COVID-19, con millones de casos. “Por su baja transmisibilidad no parece ser algo que nos preocupe en la magnitud en que nos preocupa la COVID-19”.

Aclaró que la viruela del mono no está relacionada con la COVID-19 ni con su vacuna.

En cuanto a la COVID-19, reiteró que la epidemia no se ha acabado. “En el caso venezolano estamos en niveles bajos de transmisión, los más bajos desde que empezó la pandemia, pero eso no quiere decir, para nada, que la epidemia se ha acabado”.