El PCR es preciso, pero necesita tiempo. Los test rápidos pueden dejar escapar falsos positivos

Palabras como ADN, PCR, antígeno y anticuerpo se volvieron muy populares con la pandemia de coronavirus. Todas ellas se refieren al diagnóstico del SARS-CoV-2, el nuevo virus causante de la COVID-19 que enluta al mundo. Países europeos y americanos, incluida Venezuela, están utilizando pruebas rápidas masivamente para la detección del virus, y también usan el PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para diagnósticos más precisos.

El PCR permite estudiar un pedacito del virus, mientras las pruebas rápidas detectan, “o bien anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre, que es otra manera de conocer si el paciente está o ha estado infectado, o bien proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo”, detalla la investigadora española Inmaculada Casas en un trabajo especial para Redacción Médica.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/prueba-coronavirus-diferencias-test-rapido-pcr-covid19-espana–8694

Las pruebas rápidas son parecidas a un test de embarazo.

Pero las pruebas rápidas pueden dejar escapar casos positivos para coronavirus, y por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) no las recomienda como método de diagnóstico, señala Manuel Figuera, vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología.

Los test rápidos, si se hacen muy temprano, pueden dar un resultado negativo aunque no sea cierto, alerta Figuera. Hay que recordar que la etapa de incubación de la enfermedad es de 1 a 12 días, con un promedio de cinco días.

Por eso, el mejor método es el PCR, y también, las imágenes de los pulmones (porque se observan las lesiones que deja el virus incluso si la persona no tiene síntomas), explica el infectólogo.

Sin embargo, como lo remarca Figuera, esas pruebas rápidas son lo que tenemos y deben ser usadas con plena conciencia de sus alcances y limitaciones. Es decir, que se pueden escapar casos positivos (aproximadamente 20%).

Ofrecen, además, algunas ventajas, como que son sencillas, rápidas (15 minutos) y no implican riesgo para el personal de salud.

Para el PCR, en cambio, se necesita una muestra tomada con hisopo en la faringe, el personal de salud puede estar en riesgo de contagio y los resultados se conocen varias horas después.

Según las autoridades de salud Venezuela recibió o recibirá 500 mil test rápidos y 50 mil pruebas PCR.

En España, las pruebas rápidas fabricadas por la compañía china Bioeasy no funcionaron como se esperaba, ya que su sensibilidad era de 30% cuando debe ser de 80%. En Venezuela se desconoce si los test provenientes de China garantizan la sensibilidad requerida.