A partir del lunes 10 de agosto debería comenzar la flexibilización nacional de la cuarentena. ¿Cuáles son los pro y los contra de esta medida, que forma parte del esquema 7X7 instaurado por el ejecutivo de Nicolás Maduro?

Los pro:

-Comerciantes y empresarios tienen “un respirito”. Desde hace tiempo los empresarios esperan la flexibilización total y definitiva, señaló Fernando Cepeda, segundo vicepresidente de Fedecámaras. “No queremos que de un momento a otro la flexibilización pase de suave a fuerte”.

El sector formal garantiza la toma de temperatura y el uso de gel desinfectante, sostuvo Cepeda.

-Los trabajadores por cuenta propia pueden trabajar sin temor a sanciones. Al menos 65% de la población depende de su trabajo diario, recuerda Cepeda.

-Reanudación de la actividad bancaria. La escasez de efectivo es un reclamo popular. Incluso, hay falta de billetes de un dólar, a los que la gente recurre para movilizarse.

Los contra:

-El aumento en los contagios de COVID-19. La flexibilización no es la mejor decisión a tomar desde el punto de vista de salud pública, enfatizó la infectóloga Patricia Valenzuela. Venezuela no cumple con los requisitos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el desconfinamiento, tales como reducción sostenida de casos.

-Se incrementa la demanda de combustible. Las colas para poder echar gasolina volvieron a la gran Caracas. En el interior del país la crisis no se había resuelto, pero la capital se mantenía. Esta semana regresaron las colas de vehículos.

-Transporte público. El transporte público es uno de los focos de contagio del coronavirus. Además, hay un déficit de unidades.