El Instituto de Medicina Tropical de la UCV volvió a ser pasto de la delincuencia el pasado 2 de enero, denunció este miércoles 13 de enero la doctora Belkys Alarcón, directora de la institución.

Es el robo número 79 al IMT desde diciembre de 2015. “Se robaron tubos, lavamanos, electricidad”, detalló en entrevista con Unión Radio.

El consejo técnico del IMT decidió reactivar las funciones básicas asistenciales, con un voluntariado de médicos, bioanalistas y enfermeras, para la próxima semana flexible, detalló. Estará abierto para personas con toxoplasmosis, enfermedad parasitaria que debe ser descartada especialmente en mujeres embarazadas, y también con chagas.

Igualmente, los pacientes con enfermedad de chagas crónica que tienen problemas cardiológicos.

“Los pacientes andan como locos buscando servicios”, indicó.

En 2020 atendieron a pacientes con toxoplasmosis y chagas.

“Para nosotros la investigación es una prioridad”, remarcó. Hay áreas que no se pararon “porque no nos podemos parar”, indicó la directora del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela.