En el país se han detectado las variantes gamma, la predominante; la alfa y la andina, detalla Flor Pujol, investigadora del IVIC

Igual que CSI les sigue la pista a los criminales, los virólogos hacen lo propio con los virus. La viróloga Flor Pujol está en la ruta de conocer cada vez más del coronavirus SARS-CoV-2, de saber cómo actúa. Pujol, investigadora del Instituto Nacional de Investigaciones Científicas (IVIC) e individuo de número de la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, confirma que en Venezuela “estamos realizando una vigilancia genómica sobre un porcentaje de las muestras de los casos que se detectan positivos”.

Hay, en la actualidad, “un franco predominio de la variante gamma (Brasil)”, que probablemente ingresó al territorio nacional por el estado Bolívar y que se diseminó por todo el territorio nacional. “Un 96% de los casos que analizamos son de la variante gamma”.

También “se identificó por primera vez en Apure la variante alfa (Reino Unido)”, explica. Igualmente se ha detectado la variante andina, que ha sido encontrada en algunos estados.

Hasta este momento el IVIC no ha identificado la variante delta en Venezuela, aunque “puede ser que haya algún caso que no hayamos identificado”. La delta se ha encontrado en unos 100 países, lo que no quiere decir que sea la principal.

Las variantes gamma y alfa son de preocupación, detalla, porque “tienen una mayor tasa de transmisión”, mayor probabilidad de que una persona contagie a otra. La cepa original que apareció en Wuhan infectaba a dos o tres personas sin medidas de prevención. La variante delta, en cambio, puede infectar tres veces más; la gamma, 50% más. “Es más probable contagiarnos con la gamma que con otros virus que han sido desplazados”.

¿Cuántas veces se puede sufrir la enfermedad? “Las reinfecciones están documentadas, creo que hasta tres veces es factible”, apunta.

Pujol considera “un milagro de la ciencia” que haya media docena de vacunas contra la COVID-19. “Nuestras vacunas siguen funcionando aunque nos infectemos”, destacó. Pero mientras no se reduzca la incidencia en el país “tenemos que mantener las medidas de prevención”, y por eso el lema es “vacunar lo más pronto posible sin bajar la guardia”.

Si antes “usábamos una mascarilla, con las variantes deberíamos usar doble mascarilla”, hay que mantener el distanciamiento social de dos metros y evitar las aglomeraciones. “Las oficinas deben abrir las ventanas” y mantener los espacios aireados.