Los hombres infectados por el coronavirus “deberán practicar posteriormente exámenes del semen para establecer si su fertilidad ha sido afectada”, indica el urólogo Ricardo Soto-Rosa

Se considera que una pareja es infértil cuando, a pesar de mantener relaciones sexuales frecuentes y sin protección, no logra el embarazo.

Cuando se aborda el tema de la fertilidad por lo general todas las miradas se dirigen a la mujer y se olvida que en el 30% el factor masculino es responsable por sí sólo del problema; en otro 20% existe combinación tanto del factor masculino como femenino. Por consiguiente, el hombre está relacionado con el 50% de los casos de infertilidad.

Hoy día, se piensa que el coronavirus puede tener efectos nocivos en el testículo por el hecho de que es un virus de la misma familia que el SARS, que ocasiona daños testiculares, el COVID-19 afecta principalmente los pulmones y el sistema inmunológico, pero también puede provocar anomalías testiculares.

El primer examen que se debe practicar en una pareja con problemas de fertilidad es el espermatograma, con el que se determina si el factor masculino es causante. Es un examen sencillo económico y no invasivo, al contrario de los del factor femenino que son más costosos, invasivos y dolorosos.

“La infertilidad masculina generalmente es multifactorial. Entre las causas encontramos noxas del ambiente como lugares muy contaminados o con elevadas temperaturas, alteraciones genéticas que llevan a la ausencia de órganos relacionados con la producción o transporte de los espermatozoides, uso de medicamentos u otras drogas que afectan cualquiera de las fases de producción, transporte o medio ambiente de los espermatozoides, infecciones de las vías espermáticas, el llamado “varicocele” que es presencia de varices en las venas que drenan los testículos, trastornos hormonales que afectan el eje que estimula la producción espermática. Infecciones sistémicas con cuadro febril o por virus que atacan los testículos como el caso muy conocido de la parotiditis, entre otros”, explica el urólogo Ricardo Soto-Rosa.

Para infectar las células del cuerpo, el nuevo coronavirus requiere de la combinación de una proteína S y una enzima ACE2. Este tipo de enzimas se encuentran en varios órganos, entre ellos los pulmones, el riñón, el corazón y los testículos. Teóricamente, la nueva infección de coronavirus puede causar daño testicular, lo que afecta la producción de esperma y la síntesis de andrógenos.

“La merma en la producción de esperma afectará la fertilidad masculina y los casos graves pueden causar infertilidad definitiva; la deficiencia de andrógenos puede afectar las características sexuales secundarias masculinas y la función sexual y reducir la calidad de vida; por ende, todos aquellos que hayan sido infectados por el coronavirus deberán practicar posteriormente exámenes del semen para establecer si su fertilidad ha sido afectada y hasta qué punto lo fue”, detalla.

Para mayor información sobre este tema, puede hacerlo a través de la página www.medicosvenezolanosonline.com y por la red social Instagram @drsotorosa.