Perros y gatos también sufren el encierro por el coronavirus, que se puede combatir con orden y juegos, señala el veterinario Otto Alvarado. Pensar que no nos encerraron a la fuerza sino que nosotros nos guardamos para protegernos, propone la psicóloga Meury Rivero

Insomnio, angustia, depresión. Estas son algunas de las secuelas que deja en los seres humanos la cuarentena por el coronavirus. Pero el encierro también ahoga a las mascotas.

El medico veterinario Otto Alvarado detalla que los perros y los gatos sufren la cuarentena y buscan la manera de manifestarlo. Un perro que se persigue la cola, o un gato que se lame y se lame la pata delantera están expresando su incomodidad.

Mantener la casa limpia y ordenada es una buena práctica para que las mascotas no se desesperen. Pero perros y gatos necesitan que jueguen con ellos, recuerda Alvarado.

Las personas tienen estrategias para sentirse mejor, plantea la psicóloga Meury Rivero. En primer lugar, sugiere pensar que no nos encerraron a la fuerza sino que nosotros nos guardamos para protegernos. Gritar y llorar es válido. Otro truco: asomarse a la ventana o al balcón y recibir un poco de sol.