La vicepresidenta Delcy Rodríguez y el canciller Jorge Arreaza anunciaron las medidas en rueda de prensa

El Gobierno de Venezuela mantendrá el cierre de las fronteras con Aruba, Curazao y Bonaire de manera indefinida y someterá a revisión las relaciones con estos países por prestarse a la “farsa” de la ayuda humanitaria.

Así lo informó este miércoles la vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez, en una rueda de prensa conjunta con el canciller Jorge Arreaza, donde precisó que quedan suspendidos todos los vuelos (privados y comerciales) y el tráfico de embarcaciones.

La vicepresidenta agregó que esta es “una decisión soberana del Gobierno ante lo que se pretende forzar” y condenó que “Curazao haya decidido prestarse para este show que lo que procura y pretende es la intervención a Venezuela”.

“Nos hemos visto forzados por el intento de desconocer las leyes internacionales”, dijo Rodríguez.

El pasado 14 de febrero el ministro de Exteriores de Países Bajos, Stef Blok, anunció la instalación de un centro de acopio de ayuda humanitaria en la isla de Curazao.

“Seguiremos trabajando incansablemente en la diplomacia bolivariana de paz y pueblo venezolano está trabajando en movilización pacífica en defensa de la democracia. No hay otra vía, el trabajo y la paz”, manifestó.