Ello a propósito de las denuncias del presidente de la Asamblea Nacional Jorge Rodríguez, sobre el atentado frustrado contra el Palacio Federal Legislativo y el edificio administrativo

Luis Eduardo Martínez señaló que “la oposición a la que le duele el país, estamos obligados a repudiar el intento de unos psicóticos de colombianizar la lucha política venezolana” para agregar “Colombia nada tiene que enseñarnos y el balance de su época violenta es terrible con sus más de 8 millones de víctimas, entre desplazados, secuestrados, torturados, heridos, de los cuales unos 2 millones de niños y sus casi doscientos cincuenta mil muertos. Suerte que nadie sensato puede querer para nosotros”.

El vicepresidente de la Comisión para el el Diálogo, la Paz y la Reconciliación -quién se encuentra bajo cuidados médicos por el COVID-19- indicó que existiendo la voluntad y los mecanismos para entendernos prontamente en procura de la recuperación económica y social con estabilidad política es necesario que “la sociedad debe aislar a los violentos, buena parte de los cuales se encuentran en el extranjero y se debe participar activamente en reencontrarnos, así como encaminarnos masivamente a soluciones electorales que están a las puertas”.

Finalizó el diputado Martínez parafraseando palabras de Talleyrand sobre la ejecución del Duque de Enghien, por los soldados de Napoleón “más que un crimen, es una estupidez, optar por el terrorismo y por atentados que sólo dejarán dolor y una espiral que es imposible prever cuando se extenderá y a qué tantos afectará”.