Usuarios del parque resaltaron el deterioro y la falta de mantenimiento de los cortafuegos

Durante un recorrido por el Parque Nacional Waraira Repano, mejor conocido como El Ávila, los usuarios manifestaron su respaldo a las medidas precautelares que anunciaron las autoridades para evitar incendios forestales, y señalaron el deterioro y la falta de mantenimiento de los cortafuegos.

Sneiker Leiva, guardaparque, informó que se están cumpliendo las medidas de protección en el parque: se mantiene la prohibición de pernocta y se les realiza la requisa constante en todos los puntos de control a los usuarios, para constatar que no ingresen con yesqueros, fósforos, cigarrillos, botellas o cualquier objeto que pueda causar incendios. Indicó que el parque cuenta con hidratantes en varias zonas para poder apagar el fuego, pero que aún existen áreas en donde no hay.

Leiva explicó que el incendio ocurrido el pasado lunes sucedió sobre los límites del cortafuego y que estas medidas precautelares se mantendrán hasta junio, cuando termine la sequía en el país. Actualmente los usuarios solo pueden llegar hasta Sabas Nieves II y al Parque Recreacional Los Venados.

Enrique Baumeister, usuario del Ávila, señala que “es muy positivo hacer cumplir los reglamentos del parque. Las fogatas representan un alto riesgo para el cerro y para los usuarios. Yo, que vengo constantemente al parque, he visto mucho el deterioro de las unidades. Es complicado ahorita poder atender un incendio como el que ocurrió, ya que no cuentan con los equipos necesarios para eso”.

A Alberto Martínez, usuario del parque, le parecen adecuadas las medidas de precaución y manifiesta que “estos incendios son algo que se veía venir por la falta de mantenimiento de los cortafuegos del parque. Esto fue lo que permitió que el incendio haya llegado hasta donde llegó. De haber tenido los cortafuegos adecuados no hubiese llegado a tanto el daño causado. Años atrás esto no ocurría”.