Los maestros religiosos aseguraron que insistirán en una respuesta por parte del Ministerio de Educación, al tiempo que confesaron no tener contemplado establecer contactos con otros entes para canalizar sus denuncias como, por ejemplo, la Asamblea Nacional

Durante una rueda de prensa ofrecida este jueves desde el edificio Centro de Valores, en el centro de Caracas, representantes de instituciones católicas como Fe y Alegría y Avec (Asociación Venezolana de Educación Católica), denunciaron las pésimas condiciones salariales padecidas por los educadores adscritos al sector religioso, y las consecuencias que ello estaría provocando en la calidad de la enseñanza que imparten.

La pérdida de un 15% del personal tanto docente, como administrativo y obrero de esos organismos, debido a los bajos salarios, así como una deserción escolar calculada en un 30% serían uno de los indicadores de la situación, según lo indicó la directora nacional del programa “Escuelas” de Fe y Alegría, Noelbis Aguilar.

La docente hizo un llamado al Ministerio de Educación, para impulsar políticas educativas que ayuden a solucionar esta situación, a la vez que advirtió “la calidad educativa está en riesgo en estos momentos”.

Mientras, el padre Manuel Aristorena, director general de Fe y Alegría, quien resaltó el alcance de la institución religiosa, ya que se encuentra diseminada en todo el territorio nacional, advirtió que “este no es un problema solamente de Fe y Alegría y de Avec, es un problema de todos los docentes, es un problema nacional”.

Por su parte, la presidente de Avec, Trina Carmona, denunció las precarias condiciones que, a diario, enfrentan los docentes del sector religioso al “no tener ni para pagar un pasaje y poder trasladarse a sus sitios de trabajo”.

Carmona resaltó que pese a la situación, seguirán insistiendo en el canal de comunicación con el Ministerio de Educación, ente del cual esperan una respuesta en cualquier momento. En este mismo sentido, desestimó que puedan optar por otras opciones, como por ejemplo, conversar con el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y sumarse a la agenda de protestas que este organiza.

Finalmente, el profesor Rafael Peña, director de la escuela San José Obrero, reclamó las violaciones sufridas por el contrato colectivo de los educadores, cuyos beneficios y bonos se han visto disminuidos, irrespetando además las tablas salariales. “Una de las demandas que hacemos es el cumplimiento de la convención colectiva de todos los trabajadores de la educación”, exigió el docente.