La parlamentaria Zenaida Fernández hizo referencia a la violación de los derechos humanos contra el pueblo indígena ocurridos en Santa Elena de Uairén y en las comunidades de Kumarakapay, Wará y Pocaraima el pasado fin de semana

La diputada indígena Zenaida Fernández denunció el uso excesivo de las fuerzas de seguridad contra el pueblo pemón y pidió a la justicia internacional abrir una investigación tras los sucesos registrados el pasado 22 y 23 de febrero, cuando miembros de la comunidad indígena exigían el ingreso de la ayuda humanitaria.

“No se puede considerar un delito o falta el que nuestros hermanos pemones protestaran por ayuda humanitaria, por lo que la acción militar contra indígenas desarmados y la posterior persecución y atropellos desatadas por la GNB y la policía se convirtió en una clara violación de los derechos humanos”, señaló la parlamentaria en una nota de prensa. 

Fernández calificó lo ocurrido en Santa Elena de Uairén como “un delito de lesa humanidad”, ya que dejaron un saldo de 4 muertos, 2 de la etnia pemón, y 48 heridos por arma de fuego, 14 pertenecientes al pueblo indígena; y más de 10 desaparecidos.

La diputada también exigió justicia en relación a estos hechos violentos: “Estoy solicitando como parlamentaria indígena una averiguación internacional de esta clara violación de derechos humanos a nuestro pueblo. Le pido a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, doctora Michelle Bachelet y a la Dra. Fatou B Bensouda, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), que abran una investigación independiente para castigar a los culpables de estos crímenes”.