El dirigente de izquierda desapareció hace cinco años. Fue en Mérida donde fue visto por última vez antes de entregar denuncias sobre contrabando de combustible, según lo señalan sus familiares

Alcedo Mora, hijo, solicitó al Estado venezolano que profundice las investigaciones para dar con su padre de igual, quien despareció en Mérida desde hace 5 años y medio. Alcedo trabajaba para la Gobernación de Mérida dictando cursos de contraloría social y organizando al campesinado del sur merideño.​

“Mi papá fue convocado a una reunión en la Gobernación de Mérida y luego de esa reunión, no aparece hasta el día de hoy”, contó Mora refiriéndose al día 27 de febrero de 2015. Ese día a las 10 a.m., Alcedo Mora salió de su casa en Mérida hacia la Gobernación, donde el primer mandatario regional de entonces, Alexis Ramírez, lo esperaba junto al secretario de gobierno, el jefe de la Zona de Defensa Integral (Zodi) y el alcalde de Ejido.​

En ese encuentro del 27 de febrero, Mora le entregó documentos al Gobernador sobre presunto contrabando de combustible en Mérida. “A mi papá lo vieron entrar a esa reunión, pero no lo vieron salir”, acotó.​

Tres días después de esa reunión, un hijo de Alcedo Mora se acercó a la Gobernación de Mérida para preguntar por su padre. Allí lo recibió Luis Martínez Rico, secretario general de Gobierno y jefe directo de Alcedo Mora.

“Este señor saca su arma, la coloca en el escritorio, le dice a mi hermano que desarme su celular y le dijo: Mire amigo yo le voy a decir una cosa, lo que le pasó a su papá, le pasó por estar hablando pistoladas”, relató Mora.​

Con esa respuesta, familiares de Alcedo Mora comenzaron a denunciar su desaparición a nivel de medios de comunicación.​

A las horas inmediatas de haber desaparecido Mora, también ocurrió lo mismo con los hermanos Esnéider y Eliecer Vergel Prado, trabajadores del campo, quienes eran conocidos de Alcedo. Incluso, uno de ellos tenía pautado encontrarse con Alcedo el día 28 de febrero. ​

Alcedo Mora hijo se radicó en Ecuador desde hace dos años junto a su esposa, hijo y el otro hermano. Denunció que en Venezuela sufrieron hostigamiento, presuntamente por parte de organismos de seguridad. Les insistían que debían desistir de denunciar la desaparición de su padre, porque de lo contrario corrían el riesgo de pasarle algo similar.​

Contó que en una ocasión se presentaron a su residencia varios funcionarios del Cicpc encapuchados, situación que les causó extrañeza.

“Ellos decían que mi papá tenía armas y estaba involucrado en otras cosas”, recordó. Días siguientes a ese evento, Alcedo Mora hijo fue perseguido por presuntos funcionarios quienes se detenían en semáforos y le amenazaban.

“Me enseñaban armas y me decían: Te va a pasar lo mismo que a tu papá, estás hablando mucho, cállate la boca, tu papá está muerto, vive tu vida, te van a matar, estamos esperando la orden”, narró Mora.​

“Mucha gente en la Gobernación (de Mérida) también fue amenazada; mucha gente amiga de mi papá decidieron alejarse por temor a perder su trabajo y represalias con su familia”, dijo Alcedo Mora hijo, quien recordó que una amiga de su padre le pidió perdón por no haberse solidarizado con la familia tras la desaparición.​ ​

Los días previos a su desaparición, Alcedo Mora estaba muy nervioso. “Mi papá fumaba cigarrillo y fumaba más de lo normal, tomaba más café”, dijo.

Su hijo narró que al preguntar el por qué de ese comportamiento, Mora le dijo que poseía documentos sobre el presunto contrabando de combustible.

“Él contó que les había dado esas pruebas a militares”, agregó el hijo de Alcedo Mora. “El gobernador decía que esas denuncias no valían nada; pero esas denuncias las llevó a Fiscalía y ahora allí no aparecen”, señaló el joven quien expresó que su única aspiración es que den con su padre “vivo, muerto o en la situación que esté”.