Los ministros Hipólito Abreu e Ildemaro Villarroel instaron a la población a prepararse en caso de una intervención armada extranjera y a emplear diversas tácticas para resistir ante los invasores

Una tarima denominada “antiimperialista” fue colocada por entes del oficialismo en el municipio Chacao, a la altura de la calle Elice, desde la cual los ministros de transporte y vivienda, Hipólito Abreu e Ildemaro Villarroel, respectivamente, instaron a la militancia peseuvista y a simpatizantes del mandatario Nicolás Maduro a repudiar las pretensiones de Estados Unidos de invadir a Venezuela, así como a evitar la caravana que la oposición había planificado para este miércoles en la Av. Francisco de Miranda.

“Como habían dicho que iban a tomar la avenida hoy, nosotros también nos vinimos para acá a ver a dónde se iban a meter. Si ellos se movilizan, nosotros tomamos todas las calles porque hasta Chacao se la vamos a quitar. Si ellos quieren, nosotros también”, sostuvo durante su discurso el ministro de transporte, Hipólito Abreu, cuyo organismo fue el encargado de desplegar todo el operativo en la zona.

Empleados de ambos ministerios, así como de diversos frentes oficialistas adscritos al Ministerio de Transporte acudieron desde temprano a la concentración, la cual fue extendida por órdenes del mismo Abreu hasta las 7 pm.

“Tenemos que prepararnos para librar batallas en distintos tipos de guerra: la asimétrica, la de movimiento, la de posiciones. Debemos estar preparados para luchar, luchar y luchar”, sostuvo Abreu.

Por su parte, Villarroel les dijo a los seguidores oficialistas: “quienes apoyan la intervención creen que los Estados Unidos le importan nuestros pobres y lo menos que a ellos les importa es eso. Por eso yo anuncio hoy que hemos llegado a la vivienda número 2 millones 576 mil 233, como muestra de los avances que seguimos logrando en revolución”.

También, el ministro de vivienda explicó cómo sería la respuesta armada en caso de una intervención, tomando en cuenta que si un estado en particular fuese tomado por fuerzas militares extranjeras se activarían “células de resistencia que serían apoyadas por los estados contiguos, los cuales actuarían como si fueran anticuerpos para expulsar a los invasores”.