El ministro español de Asuntos Exteriores participó este martes en un encuentro ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde coincidió con la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, expresó hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU su preocupación por la situación de Venezuela y subrayó que el Gobierno de España está trabajando “para evitar una intervención militar extranjera”.

Borrell aludió al caso venezolano dos días después de advertir que España no apoyaría una intervención militar exterior en Venezuela, y condenaría esta acción.

En el segmento de intervenciones de dignatarios del Consejo reunido en Ginebra, el ministro español también denunció las “manifestaciones contra líderes políticos por su condición de mujer” recientemente ocurridas en Cataluña, como muestra del “auge de movimientos identitarios xenófobos y sexofobos”.

Además resaltó temas clave de la actualidad como la lucha por la igualdad de género, que consideró “una revolución inconclusa”, o el auge de las altas tecnologías que junto a sus ventajas plantea “amenazas para el ejercicio de los derechos humanos en el terreno de la libertad de expresión y la información veraz”.

Por la mañana, Borrell se reunió en Ginebra con la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, y el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.