El Metzitzah o circuncision y b’peh metzitzah o circuncisión oral, es un ritual  judía, no bien vista por muchas personas que no son parte de la tradición ortodoxa judía y que ha en el ojo del huracán en los últimos años 

La circuncisión entre los judíos era la marca de la esclavitud o, lo que es lo mismo, de la sujeción a Jehová. Él hizo escuchar su palabra a Abraham (Génesis, 17): 

Tú circuncidarás la piel de tu prepucio y éste será una señal del pacto entre tú y yo. Pero también debían circuncidarse sus hijos y los hijos de sus hijos. Era un pacto eterno: Y mi pacto estará en tu piel por una eternidad”. 

Para quienes no son parte de la tradición ortodoxa judía, no es normal que un anciano succione el glande de un bebe recién nacido.

En el 2012 y 2013, ocurrieron casos de bebes que fueron infectados con herpes en Nueva York, tras la realización de ‘metzitzah b’peh’, especialistas médicos abrieron el debate sobre la prohibición del ‘metzitzah b’peh’, de este tipo primitivo de circuncisión que incluye la succión directa de los genitales del niño por el rabino. 

Según el periódico israelí Haaretz. Se calcula que unas 130.000 personas en el mundo se adhieren al movimiento Satmer, sobre todo en Nueva York, Montreal (Canadá), Amberes (Bélgica), Londres (Reino Unido) y ciudades de Israel y Argentina. Sólo en Nueva York más de 3.500 bebés se someten a este ritual cada año. 

El hassidismo Satmar es una rama del judaísmo ultra-ortodoxo fundado por el rabino Yoel Teitelbaum (1887-1979) /Foto: questiondigital 
 

Proceso 

En el ritual, conocido como metzitzah b’peh, después de quitar el prepucio del pene, el mohel coloca su boca brevemente en la herida, absorbiendo una pequeña cantidad de sangre y tirándola. Se aplica un ungüento antibacteriano y la herida es vendada. 

Herramientas de trabajo para llevar a cabo la circuncisión ritual judía: la pinza (centro) se utiliza para mantener las dos capas del prepucio juntos para que se cortan y se retira como uno solo. El guardia (centro superior) se desliza sobre el prepucio lo más cerca del glande como sea posible para permitir la extracción máxima de la primera, sin ningún perjuicio a ésta. El bisturí se usa para separar el prepucio, y la bolsa azul subyacente es una bolsa de esterilización para los instrumentos de metal. Mientras que algunos mohelim (circumcisores rituales) llevan guantes, otros no 

Por último, el tubo (centro izquierda) se utilizó parametzitzah y todavía contiene la sangre.