En ciencia, las preguntas más simples muchas veces son las más complicadas de responder. Frecuentemente nos enteramos del descubrimiento de nuevos planetas, misiones que llegan a lugares inexplorados y de los secretos de los agujeros negros

Pero una pregunta concreta aún no tenía respuesta clara: ¿cuál es la masa de la Vía Láctea?

Durante décadas los astrónomos habían intentado varias estimaciones para calcular la masa de la galaxia en la que está ubicada la Tierra, pero incluso las que parecían más acertadas generaban desacuerdo.

Hasta ahora, se calculaba que la Vía Láctea oscilaba entre los 500.000 millones y los 3 billones de masas solares.

Ahora, una investigación de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) afirma que logró una cifra mucho más precisa.

Según los nuevos datos, nuestra galaxia contiene 1,5 billones la masa del Sol.

Para que te hagas una idea, el Sol tiene una masa de 1.989 × 10^30 kg, eso equivale a 333.000 veces la masa de la Tierra.

Según la NASA, las galaxias más ligeras tienen cerca de mil millones de masas solares, mientras que las más más pesadas tienen unos 30 billones de masas solares.


Conocer la masa de las galaxias nos ayuda a entender cómo se formaron y cómo evolucionan / Foto: pxhere.com

¿Cómo hicieron el cálculo?

Medir la masa de la Vía Láctea es una tarea difícil porque el 90% de la galaxia está compuesto de materia oscura, algo que aunque no podemos ver, es dominante en el universo.

“No podemos detectar directamente la materia oscura”, dice en un informe de la ESA, Laura Watkins, del Observatorio del Sur de Europa y quien lideró la investigación. “No puedes medir con precisión algo que no puedes ver”.

La solución para determinar la masa de la Vía Láctea fue entonces recurrir a los cúmulos globulares, que son densas acumulaciones de estrellas que orbitan en el centro de la galaxia.


Los cúmulos globulares son estrellas que giran alrededor de las galaxias / Foto: pxhere.com

Entre más masiva sea una galaxia, más rápido se moverán los cúmulos debido a la fuerza de gravedad.

Con base en observaciones de los satélites Gaia y Hubble, los astrónomos pudieron medir la velocidad del movimiento de estos cúmulos y a partir de ahí calcular la masa galáctica.

Gracias a estas mediciones, los astrónomos también calcularon que la Vía Láctea se extiende en un radio de 129.000 años luz desde el centro galáctico.

“Los cúmulos se extienden a una gran distancia, por lo que son considerados los mejores rastreadores que los astrónomos usan para medir la masa de la vasta envoltura de materia oscura que rodea nuestra galaxia”, dice.

¿Por qué es importante?

La incógnita sobre la cantidad precisa de masa de la Vía Láctea siempre ha sido un problema al momento de responder varias preguntas cosmológicas.

“Queremos conocer la masa de la Vía Láctea con mayor precisión para poder ubicarla en un contexto cosmológico y compararla con las simulaciones de galaxias en el universo en evolución”, dice Roeland van der Marel del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, en un comunicado del Hubble.

Según explica la ESA, la materia oscura presente en una galaxia y la manera en que está distribuida están estrechamente vinculadas a la formación y el crecimiento de objetos en el universo.

Así, determinar con precisión la masa de la Vía Láctea permite una mejor comprensión de cómo se creó y cómo evoluciona el universo que habitamos.

Con información de BBC