Un comunicado de la NASA informó que la luna se ha reducido unos 50 metros

La Luna se está achicando a medida que su interior se enfría.

Al igual que una uva se encoge cuando se transforma en pasa, la Luna adquiere arrugas al achicarse, señaló la NASA en un comunicado.

Pero a diferencia de la piel flexible de una uva, la corteza del satélite natural de la tierra es frágil y se quiebra durante el proceso reductivo, creando fallas en las que una sección de la superficie es empujada sobre otra.

En los últimos cientos de millones de años, la Luna adelgazó cerca de 50 metros, según indicó la agencia espacial estadounidense.

Nuestro análisis aporta la primera evidencia de que estas fallas siguen activas y produciendo probablemente lunamotos a medida que la Luna se enfría y se encoge“, afirmó Thomas Watters, científico del Centro de Estudios Terrestres y Planetarios del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano en Washington.

Algunos de estos sismos pueden ser de una magnitud considerable, de cerca de cinco en la escala de Richter“, agregó Watters, autor principal del estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

Sismómetros lunares

Watters, junto a otros investigadores, llegaron a sus conclusiones sobre la base de datos de cuatro sismómetros colocados en la Luna por astronautas de las misiones Apollo 11, 12, 14, 15 y 16.

El sismómetro del Apollo 11 operó durante sólo tres semanas, pero los otros registraron 20 movimientos telúricos lunares entre 1969 y 1977, de magnitudes de entre 2 y 5 en la escala de Richter.

Una de las fallas en la superficie lunar. Cuando la Luna se encoge, una sección de la corteza se levanta y es empujada sobre otra. Las áreas más brillantes indican zonas recién expuestas por sismos / Foto: BBC

Los sismómetros son instrumentos que miden los movimientos producidos durante terremotos y registran el tiempo de llegada y la intensidad de las diferentes ondas, con el fin de estimar la ubicación del punto de origen o epicentro de esos movimientos.

Los científicos aplicaron un algoritmo o programa matemático desarrollado especialmente para detectar epicentros de sismos captados por redes de sismómetros poco extensas.

Watters y su equipo encontraron que ocho de los 28 lunamotos poco profundos tuvieron lugar en un radio de 30 km de fallas visibles. La distancia es lo suficientemente corta como para atribuir los sismos a esas fallas en la corteza lunar.

Fuerzas de marea

De los ocho movimientos en la superficie lunar atribuidos a fallas, seis tuvieron lugar cuando la Luna se encontraba en su apogeo, es decir, el punto más alejado de la Tierra durante su órbita. Es en ese punto donde son más probables los eventos de deslizamientos en las fallas debido a la fuerza gravitacional de la Tierra, indica el comunicado de la NASA.

Las flechas indican una falla en un valle de la Luna llamado Taurus-Littrow. El asterisco muestra el sitio de alunizaje de la misión Apollo 17 / FOTO: BBC

“Creemos que es muy probable que estos ocho grandes sismos se produjeron por deslizamientos en las fallas a medida que la corteza lunar era comprimida por la contracción global y por fuerzas de marea, lo que indica que los sismómetros de las misiones Apollo registraron que la Luna se está encogiendo y que aún está tectónicamente activa”, explicó Watters.

Sismos recientes

Los científicos también soportaron sus conclusiones en imágenes detalladas de las fallas obtenidas por la sonda lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), que fotografía la superficie lunar desde 2009.

La sonda ha captado más de 3.500 imágenes de las fallas en la superficie del satélite y algunas de ellas muestran rocas deslizadas al pie de áreas más brillantes en las laderas de las fallas o en terrenos cercanos.

Mercurio se achicó mucho más que la Luna. La imagen coloreada de Mercurio representa la variedad de sus minerales, pero no cómo los seres humanos verían el planeta / Foto: BBC

Los científicos creen que esas partes brillantes son evidencia de zonas recién expuestas por sismos porque, debido a la radiación, el material en la superficie se va oscureciendo con el tiempo.

La Luna no es el único cuerpo de nuestro sistema solar que se está encogiendo: Mercurio, el planeta más próximo al Sol, tiene grandes fallas de hasta 1.000 km de longitud y más de 3 km de altura, lo que revela que ese cuerpo celeste se achicó mucho más que la Luna.