Las japonesas presentaron este lunes 03 de mayo, una petición al gobierno protestando contra la estricta convención de usar zapatos de tacón alto en el trabajo

La campaña #KuToo, un juego de palabras con “kutsu” (zapato) y “kutsuu” (dolor), y una versión para la ocasión del eslogan feminista #MeToo, fue ideado por la actriz Yumi Ishikawa y ganó rápidamente el apoyo de 19.000 personas.

Las militantes afirman que es casi imposible escapar a esos zapatos incómodos en el trabajo o incluso cuando se busca empleo.

“Hoy, hemos presentado un manifiesto reclamando una ley que prohíba a los empresarios obligar a las mujeres a llevar tacones, que es  discriminación sexual y constituye acoso”, dijo Ishikawa a la prensa tras entrevistarse con responsables del ministerio de Trabajo.

Ningún responsable del ministerio reaccionó de momento a la solicitud.

@ishikawa_yumi: 
Espero deshacerme de la costumbre de que algún día las mujeres tengan que usar tacones y bombas en el trabajo. Cuando era especialista me quedé en un hotel durante un mes y trabajaba a tiempo parcial, pero mis pies ya no me servían con bombas y dejé de especializarme. ¿Por qué tengo que trabajar con el dolor en la pierna?.”

Un tuit de Ishikawa quejándose de la obligación de usar tacones para conseguir empleo en un hotel se hizo viral, animándola a lanzar la campaña.

En 2017, la provincia canadiense de Columbia Británica (oeste) prohibió a las empresas obligar a sus empleadas a usar tacones altos, calificando esta práctica de peligrosa y discriminatoria.