La contaminación está ocasionando grandes daños en las producción de alimentos en todo el mundo, el plátano o banano no está a salvo de este enemigo, haciendo que el virus “Sigatoka negra” dañe grandes cosechas

Sigatoka negra, la enfermedad fúngica del plátano y banano que ataca sus hojas, debido al cambio climático se ha extendido por toda América Latina. Las fluctuaciones de temperatura provocaron humedad elevada, la cual contribuye a la germinación de las esporas. Según un artículo publicado en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B, la sigatoka negra apareció en la región en los sesenta, y hasta la fecha el riesgo de la enfermedad se ha elevado 44.2%.

Los plátanos también se enferman

El cambio climático, relacionado con la actividad humana, afecta a miles de especies en varios ecosistemas. Por ejemplo, afecta la migración y transformación de parásitos y patógenos que provocan las enfermedades en humanos, animales y plantas.

La propagación de enfermedades vegetales, a su vez, es muy peligrosa para países en desarrollo cuyas economías dependen notablemente de agricultura. 

El plátano es uno de los cultivos principales y, por consiguiente, los científicos están bastante preocupados por las enfermedades que afectan a las plantaciones. Por ejemplo, la enfermedad de Panamá, causada por una especie de hongo Fusarium oxysporum, está extendida en América Latina y en el sureste asiático.

En 2017, los científicos cultivaron una nueva variedad de plátanos llamada Cavendish, la cual es resistente a esta infección gracias a modificaciones genéticas. 

Sigatoka negra, el virus asesino

El Pseudocercospora fijiensis es muy peligroso para todos los plátanos y bananos, incluso al modificado Cavendish. El patógeno que se extiende por medio del aire destruye rápidamente el tejido foliar (la estructura de la hojas); como consecuencia se reduce la fotosíntesis y es afectado el crecimiento de la planta y la producción de frutos.

Identificación y control cultural de la sigatoka negra