Disminuyó la caza ilegal, pero los elefantes africanos siguen amenazados

El elefante africano sigue bajo la amenaza de desaparecer si no se toman medidas para eliminar la demanda de marfil, a pesar de una sensible disminución de la caza ilegal de estos magníficos mamíferos paquidermos

La población de elefantes de África estaba estimada en varios millones a principios del siglo XX. Pero la última evaluación de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (Uicn) en 2016 estima menos de 415.000, subrayando una caída de 111.000 en diez años, el estudio citado por la agencia AFP vincula la dramática reducción de ejemplares con la caza ilegal por marfil.

Según un estudio publicado en Nature Communications informa, la caza furtiva de los últimos años, pasó de un pico de 10% de mortalidad en 2011 a cerca de 4% en 2017.

Asegura el cable de AFP que a pesar de las buenas noticias en cuanto a mortalidad de los gigantes paquidermos, si continúa la desaparición de individuos a ese ritmo, los elefantes de África pasarían a formar parte de la lista roja de la Uicn; por los momentos están clasificados como “vulnerables”.

Por su parte, la Universidad de York, en Inglaterra, que también participó en el estudio, insistió a través de un comunicado que “Están en peligro de desaparición casi total en el continente”.

También agrega el cable que si bien esta lamentable situación es cierta en algunos países del continente, en Sudáfrica, la población de paquidermos “aumenta de manera continuar desde hace 100 años”.

Lo mismo en Botsuana, donde el número de elefantes se ha multiplicado “casi por diez desde los años 70”.

Además de ser uno de los animales terrestres más emblemáticos, el elefante es importante para el turismo y sobre todo es crucial para las sabanas o junglas en las cuales vive y disemina granos.

Según estudios, entre los principales factores de ataques contra el elefante africano están la pobreza y la corrupción, pero principalmente la demanda de marfil especialmente en China, el estudio también muestra una baja directamente proporcional con la prohibición en China de su comercio desde 2017.

Kenia se declara abiertamente contra los cazadores furtivos con la quema de 105 toneladas de marfil y 1,35 de cuerno de rinoceronte procedentes de la caza ilegal, que ha puesto en riesgo la supervivencia de los elefantes en África / Cortesía: EsNoticia