Entre 130 y 150 ballenas en plena migración fueron sacrificadas frente a las Islas Feroe por pescadores y voluntarios en nombre de una cruel “tradición” todavía permitida en Dinamarca

La asociación de protección de animales marinos Blue Planet Society ha puesto la denuncia tras esta impactante tradición que ha teñido el mar de rojo con litros y litros de sangre de cetáceos sacrificados, esto sucede casa año en la isla de Feroes en Dinamarca.

Los cadáveres de delfines y ballenas se acumularon en la orillas de la playa, y cientos de personas destripan a los animales. Una imagen brutal que forma parte de una tradición popular que se celebra cada año.

Páll Nolsøe, portavoz del gobierno de las Islas Feroe declaró en el diario britanico Metro: “aunque la visión es dramática para los forasteros, la carne y grasa de ballena son una parte muy valiosa de la dieta nacional en las Islas Feroe”.

La caza de cetáceos está regulada por la legislación de las Islas Feroe, incluyendo los métodos utilizados para su muerte. Desde las islas, defienden esta práctica alegando que forma parte de su sustento.