Rusia y Venezuela coordinaron este jueves los pasos diplomáticos -para hacer frente a las presiones de Estados Unidos contra el Gobierno de Nicolás Maduro- que se centran en apoyar las propuestas de diálogo y negociación planteadas por el Mecanismo de Montevideo. 

“Estamos convencidos de que lograr la paz en Venezuela es posible exclusivamente a través de un diálogo multilateral basado en el respeto”, dijo María Zajárova, portavoz de la Cancillería rusa.

Rusia abogó este jueves por la incorporación de nuevos mediadores a un “diálogo intervenezolano”, “siempre y cuando” Caracas y “las principales fuerzas políticas del país” den el visto bueno.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, reafirmarán este viernes durante su reunión en Moscú el respaldo “al arreglo político pacífico de las discrepancias políticas en el país”.

Según la Cancillería rusa, Lavrov y Rodríguez abordarán la realización de “varios grandes proyectos conjuntos” en materia de energía, industria o agricultura, la próxima semana en Moscú por medio de la comisión intergubernamental de cooperación.

Rusia anunció que vetará en la ONU el proyecto de resolución de Estados Unidos sobre Venezuela, que propone iniciar un proceso político que llevaría al país latinoamericano a unas elecciones presidenciales.

“Se presentará a votación un proyecto de resolución sobre Venezuela. Allí no hay nada nuevo. La misma mezcla de demagogia, acusaciones recurrentes y ultimátum. Rusia no puede apoyar ese proyecto”, dijo.

Por su parte, Rusia presentará una resolución alternativa basada en el derecho internacional y los estatutos de Naciones Unidas. El documento ruso defiende que deben ser los propios venezolanos los que solucionen la crisis en su país por medio de un proceso político pacífico que se base en el Mecanismo de Montevideo, que incluye a Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom). 

Además, el documento considera inadmisibles tanto la injerencia externa en Venezuela como las amenazas del uso de la fuerza contra el país.

En cuanto a la ayuda humanitaria, el borrador ruso destaca que cualquier operación debe ser consensuada de antemano con el Gobierno de Maduro.

Zajárova, que tachó de “tosca”, “bruta”, “tonta” y con “consecuencias catastróficas inmediatas” la postura estadounidense de presionar a Venezuela, consideró que ahora muchos de los países que apoyaban a la Casa Blanca “se lo están pensando”, en clara alusión a la Unión Europea.