El vicepresidente de EEUU ofrecerá un discurso ante el Grupo de Lima centrado en la necesidad de “encarar la trágica situación humanitaria y la crisis de seguridad en Venezuela”

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, viajará a Colombia el próximo 25 de febrero para expresar el “inquebrantable respaldo” de su país al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y participar en la cumbre del Grupo de Lima que se celebrará en Bogotá, informó este jueves la Casa Blanca.

Durante su visita, Pence ofrecerá un discurso ante el Grupo de Lima centrado en la necesidad de “encarar la trágica situación humanitaria y la crisis de seguridad en Venezuela y los esfuerzos en marcha por parte de EEUU para entregar ayuda al país”.

Asimismo, expresará el “inquebrantable respaldo” de EEUU al líder del Parlamento venezolano, quien el pasado 23 de enero se proclamó presidente interino, e insistirá en que “ha llegado el momento” para que Nicolás Maduro “se vaya”, según anunció la Casa Blanca.

“La lucha en Venezuela es entre la dictadura y la democracia, y la libertad tiene el impulso. Juan Gauidó es el único líder legítimo de Venezuela”, subrayó Alyssa Farah, portavoz de Pence, en la nota.

Estados Unidos lidera la presión internacional contra Maduro con la aplicación de varias rondas de sanciones económicas a altos cargos del Gobierno de Caracas y la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“Estados Unidos está orgulloso de unirse al Grupo de Lima y otros socios globales para movilizar nuestros recursos, ofrecer alivio humanitario muy necesario y estar juntos con el pueblo de Venezuela hasta que la democracia y la libertad sean totalmente restauradas”, agregó Farah.

En sus orígenes, el Grupo de Lima estaba compuesto por un bloque de 14 naciones apoyado desde fuera por EEUU: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

No obstante, en la última reunión del 4 de febrero del Grupo de Lima en Ottawa (Canadá) no participó ningún representante de México, que se ha desvinculado de la iniciativa desde la llegada a la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador.