Esta primera gran protesta contra el proceso judicial que inició este martes, se celebra en Madrid está organizada por las asociaciones soberanistas ANC y Òmminum cultural, con el lema “La autodeterminación no es delito”, y en ella han participado unas 200.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona.

Participan, entre otros, el jefe del gobierno de Cataluña, Quim Torra, el presidente del Parlamento regional, Roger Torrent, y dirigentes de varios partidos secesionistas.

En declaraciones a la prensa, el independentista Torra pidió a la comunidad internacional que escuche “el clamor del pueblo de Cataluña” contra “la farsa” del juicio.

Los manifestantes llevaban banderas y otros símbolos independentistas y carteles, algunos en inglés, a favor de los doce líderes independentistas sometidos a juicio, con el expresidente catalán Oriol Junqueras como acusado principal.

El TS los juzga por la convocatoria y organización de un referéndum ilegal de “autodeterminación” el 1 de octubre de 2017 y una declaración parlamentaria inconstitucional posterior a favor de la independencia unilateral de Cataluña. 

La Fiscalía pide para ellos penas de entre siete y 25 años de cárcel por los delitos de rebelión, malversación y desobediencia, mientras que la Abogacía del Estado las rebaja a entre siete y doce años, al acusarlos de sedición -no de rebelión-, además de los otros delitos. Nueve de los doce encausados están en prisión preventiva desde 18 meses.

El exvicepresidente catalán Carles Puigdemont y otros seis dirigentes soberanistas permanecen desde hace más de un año huidos en el extranjero. En julio pasado fueron declarados en rebeldía por el TS y son investigados en una pieza judicial separada.