Al menos 777 personas permanecen con algún tipo de régimen carcelario en Nicaragua tras participar en protestas antigubernamentales

Familiares de detenidos en Nicaragua por protestar contra el presidente Daniel Ortega rechazaron este jueves la decisión de la oposición de retomar la negociación para superar la crisis en el país y afirmaron que el Gobierno incumple garantías como liberar a “presos políticos” o respetar los derechos humanos.

La decisión tomada el miércoles por la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de regresar a la mesa de negociaciones con el Gobierno “pone en riesgo la vida e integridad de nuestros hijos, hijas, esposos, hermanos y demás familiares”, indicaron las familias, que integran el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos.

Se trata del segundo sector que rechaza un retorno a las negociaciones sin garantías, luego de que el miércoles lo hizo la Coalición Universitaria, conformada por cinco movimientos estudiantiles que se oponen a Ortega.

La Alianza Cívica aceptó retomar a partir de este jueves las negociaciones para superar la crisis de Nicaragua a cambio de la “excarcelación de un núcleo apreciable” de manifestantes presos, según se comprometió el Ejecutivo.

El comité advirtió que el retorno a las negociaciones sin garantías pone en riesgo “los esfuerzos de resistencia cívica que desde las cárceles nuestros familiares están realizando”.

El Gobierno ofreció liberar a una cantidad no específica de manifestantes presos mañana viernes 15 de marzo.

Al menos 777 personas permanecen con algún tipo de régimen carcelario en Nicaragua tras participar en protestas antigubernamentales, según el comité.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.