De los 15 miembros que forman parte del Consejo de Seguridad de la ONU, 9 reconocen al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente encargado

Para el analista internacional, Eloy Torres, la toma de control de sedes diplomáticas por parte de personal designado por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, responde a una novedosa modalidad “que se está tratando de implementar en las relaciones internacionales, independientemente de lo que diga la Convención de Viena”.

“Es un mecanismo de Guaidó para tener representación internacional”, dijo Torres al explicar que esa dinámica surge de la “debilidad del Estado como actor principal en las relaciones internacionales, y de la creación de un nuevo tipo de diplomacia ciudadana”.

Mientras que la Convención de Viena -que es un mecanismo jurídico global general, que data de 1961-, “establece que los actores principales en el manejo de las relaciones internacionales son los Estados”.

“Este mecanismo está aprovechándose para cercar al gobierno de Maduro”, señaló el especialista al destacar que más de 50 países han reconocido al presidente Guaidó, y le han aceptado la designación de un conjunto de funcionarios para ocupar los cargos de la diplomacia que pretende llevar a cabo.

En torno a la legalidad de la toma de las sedes diplomáticas, Torres manifestó que “la legalidad de un gobierno se debilita cuando no goza de legitimidad”.

En este sentido, refirió que el Gobierno Nacional es rechazado internamente por varios sectores, lo que hace “que su legitimidad sea minimizada”.

“Entre la legalidad y la legitimidad hay un problema político. Hubo dictaduras en el mundo que tenían un carácter legal, pero eran ilegítimas”, sentenció.

Con respecto a la ONU, donde el canciller Jorge Arreaza representa al Ejecutivo Nacional, Torres explicó que este organismo se caracteriza por no intervenir en los asuntos internos directamente y respeta determinadas reglas del juego.

No obstante, llama la atención -dijo- lo que pasó en Ginebra cuando Arreaza comenzó a hablar. Muchos representantes diplomáticos se salieron del recinto. “Él tiene la legalidad, pero la legitimidad ¿dónde la tiene?”, se preguntó.

Además, precisó que de los 15 miembros que forman parte del Consejo de Seguridad de la ONU, 9 reconocen al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente encargado.

“Están cambiando las comunicaciones, las economías y los derechos humanos”, dijo el internacionalista, al añadir que “Rusia y China no están de acuerdo con los derechos humanos porque no forman parte de su filosofía política. El concepto de derechos humanos es evidentemente occidental y nosotros somos occidentales”.