La Operación Cóndor, ideada por el general chileno Augusto Pinochet, coordinó la represión de la oposición política entre 1970 y 1980 por parte sobre todo de las dictaduras de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia

La Fiscalía de Roma pidió reformar la sentencias en primera instancia y condenar a cadena perpetua a los 24 miembros de las Juntas militares de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay acusados de la desaparición de italianos en el Plan Cóndor, la operación represiva ejecutada entre 1970 y 1980.

Los fiscales de Roma Francesco Mollace y Tiziana Cugini justificaron su petición en apelación asegurando que 23 italianos fueron asesinados en el marco de un “programa de exterminio abominable” y que todos los acusados son “responsables de todo de lo que se les acusa porque han sido ejecutores de muerte”.

El juicio en primera instancia concluyó el 17 de enero de 2017 con la condena a cadena perpetua de los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, el uruguayo Juan Carlos Blanco, los bolivianos Luis García Meza y Luis Arce Gómez y los peruanos Francisco Morales Bermúdez, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, mientras que el resto fueron absoluciones y 6 sobreseimientos.

En el proceso solo se ha personado el militar uruguayo Jorge Néstor Troccoli, de 69 años, único de los imputados residente en Italia tras escapar de la Justicia de su país y que este lunes no acudió al tribunal, mientras el resto no participa en las vistas y se encargan de su defensa abogados de oficio.

Según la fiscal Cugini, Troccoli, absuelto en primera instancia, “fue en realidad el jefe del servicio de inteligencia de la Marina militar uruguaya, y de él dependía si vivían o eran asesinados los prisioneros”. 

La Operación Cóndor, ideada por el general chileno Augusto Pinochet, coordinó la represión de la oposición política entre 1970 y 1980 por parte sobre todo de las dictaduras de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.