El Gobierno francés anunció este lunes la destitución del responsable de la Prefectura de Policía de París, Michel Delpuech, quien había sido muy criticado, luego de las violentas manifestaciones de los chalecos amarillos del pasado sábado.

El primer ministro, Édouard Philippe, reconoció que la estrategia de mantenimiento del orden que se venía poniendo en práctica desde diciembre “no se aplicó correctamente” el pasado sábado en París, y que “la movilidad y la reactividad de las fuerzas del orden (…) fallaron en la conducción de las operaciones”.

Foto: EFE

Por ello -dijo- no se permitirán las manifestaciones de “chalecos amarillos” en la parisina avenida de los Campos Elíseos, la plaza de Neuberg en Burdeos y la del Capitolio en Toulouse, si sospecha que pueden volver a repetirse los altercados que se produjeron el pasado sábado.

Además, las fuerzas del orden tendrán más autonomía para actuar y procederán “a la dispersión inmediata” cuando haya concentraciones con elementos vandálicos, señaló Philippe, quien añadió que la Policía tendrá medios suplementarios, como drones e imágenes de vídeo, y que aumentarán las multas por participar en una manifestación prohibida.

Según la contabilidad de Philippe, 154 comercios en París sufrieron daños este sábado pasado y 27 resultaron destruidos. El más emblemático de todos fue el restaurante “Le Fouquet’s”, símbolo del lujo en París.