El Gobierno de Estados Unidos está evaluando la posibilidad de otorgar a los venezolanos en territorio estadounidense el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), un beneficio migratorio que les permitiría trabajar y vivir legalmente en el país.

En una audiencia en el Senado, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que la posibilidad de otorgar el TPS a los venezolanos “está bajo consideración”.

Abrams explicó que los departamentos de Estado y de Seguridad Nacional están analizando las diferentes opciones disponibles para proteger a los venezolanos que ya están en Estados Unidos y recordó que 74.000 originarios de Venezuela han pedido refugio político en el país.

El senador demócrata Ben Cardin recordó que en el pasado Estados Unidos ha abierto sus puertas a quienes huían de “la persecución” y puso de ejemplo el caso de los cubanos que huían del castrismo, que eran acogidos sin restricciones hasta mediados de los años 90.

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que Estados Unidos concede permisos de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.