Las nuevas sanciones fueron impuestas en represalia por el apoyo que La Habana ofrece al mandatario venezolano, Nicolás Maduro

Una nueva tanda de medidas para endurecer aún más el embargo comercial de EEUU a Cuba entraron este lunes 21 de octubre en vigor y amenazan con aislar todavía más a la isla, contra la que Washington se reserva sanciones, como su inclusión en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU dijo a Efe que las sanciones fueron impuestas en represalia por el apoyo que La Habana ofrece al mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

“El apoyo desmedido de Cuba a Maduro en Venezuela demuestra la disposición del régimen a exportar su sistema de represión y abusos contra los derechos humanos, desestabilizando a toda la región”, afirmó el citado portavoz.

Las nuevas sanciones establecen que, a partir de hoy, EEUU prohíbe al resto del mundo vender a Cuba artículos que contengan un 10 % de componentes estadounidenses, lo que supone un cambio sustancial pues hasta ahora se podían exportar productos que tuvieran hasta un 25 % de piezas hechas en territorio norteamericano.

Asimismo, se determinó que solo podrán venderse en Cuba aquellas infraestructuras de telecomunicaciones que faciliten el “libre” flujo de informaciones entre el pueblo cubano.

También se prohíbe a compañías y ciudadanos estadounidenses comprar “artículos de promoción” del sistema político cubano, aunque se permitirá su adquisición si proviene del sector privado.

Por regla general, EEUU permite donaciones de material científico, cultural y educativo destinado a “apoyar al pueblo cubano”; pero ahora ha incluido una excepción en la normativa vigente para dejar claro que ni el Ejecutivo ni el Partido Comunista de Cuba pueden beneficiarse de esas concesiones.