Ante el Consejo de Seguridad, Mogherini reiteró que ninguna intervención militar, “desde fuera o desde dentro del país, sería aceptable” para la Unión Europea, subrayando la necesidad de una salida política al conflicto

La alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, insistió este martes en que “la solución al conflicto en Venezuela no puede ser, y nunca debería ser, impuesta desde fuera”.

En una intervención ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Mogherini reiteró que ninguna intervención militar, “desde fuera o desde dentro del país, sería aceptable” para la Unión Europea, subrayando la necesidad de una salida política al conflicto.

“La crisis que afecta al país tiene causas políticas e institucionales. Su solución necesita ser política, así como pacífica y democrática”, declaró la máxima responsable de la diplomacia europea.

Por este motivo, siguió Mogherini, la Unión Europea ha puesto en marcha un “Grupo Internacional de Contacto” con naciones europeas y latinoamericanas, con la que esperan “ayudar a crear las condiciones para un proceso político que conlleve elecciones presidenciales libres y justas, de acuerdo con los estándares internacionales y la Constitución venezolana”.

“Incluso cuando no hay un marco multilateral, trabajamos para construir o reconstruir uno”, afirmó.

Entre tanto, la UE trabaja en conjunto para que la ayuda humanitaria alcance a aquellos que la necesitan dentro y fuera del país, siguiendo los principios de la ley humanitaria y “evitando cualquier politización de la entrega de ayuda”.

La crisis se acentuó en Venezuela después de que el 23 de enero el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo de buena parte de los países del continente americano, incluido EEUU, y una veintena de naciones europeas.