Propone declarar el 15 de marzo “Día Internacional de Solidaridad contra la Islamofobia”, y pide al Consejo de Europa establecer un observatorio de “actos de odio religiosos contra los musulmanes

La Organización para la Cooperación Islámica (OCI) pidió este jueves a Naciones Unidas que declare la islamofobia “una forma de racismo”, durante una cumbre extraordinaria en Estambul, dedicada a la masacre cometida en Nueva Zelanda y en la que murieron 50 personas.

El comunicado final del encuentro solicita al secretario general de la ONU que “convoque una sesión especial en la Asamblea General para declarar la islamofobia un tipo de racismo y nombre a un informador especial para observar y combatir la islamofobia”.

Además “sugiere a la ONU negociar con los directivos de plataformas sociales como Facebook, Twitter o Instagram”, para que apliquen “medidas institucionales y técnicas que filtren y veten contenido que incite a la violencia y el odio contra los musulmanes”.

Propone asimismo declarar el 15 de marzo “Día Internacional de Solidaridad contra la Islamofobia”, y pide al Consejo de Europa establecer un observatorio de “actos de odio religiosos contra los musulmanes”.

El comité ejecutivo de la OCI, organismo con sede en la ciudad saudí de Yida que agrupa a 57 Estados con población musulmana, se compone actualmente de los ministros de Exteriores de Turquía, Egipto, Gambia, Emiratos, Bangladesh, Níger y Arabia Saudí.

En la cumbre también participó, invitado por Turquía, el ministro de Exteriores de Nueva Zelanda, Winston Peters.