Recibieron el inmueble representantes de la Comisión Presidencial para la Diáspora Venezolana, ente conformado por varias organizaciones y fundaciones de venezolanos que residen en Chile

El Ministerio de Bienes Nacionales de Chile entregó este martes un inmueble propiedad del Estado a un grupo de organizaciones de venezolanos que prestan ayuda humanitaria a sus compatriotas en el país para que tengan un lugar para realizar sus funciones.

El inmueble, de 86 metros cuadrados y ubicado en el centro Santiago de Chile, fue entregado en virtud de un permiso de ocupación provisional de aproximadamente seis meses de duración, periodo tras el cual se evaluará otorgar una concesión de uso gratuito, informaron a EFE fuentes oficiales.

Recibieron el inmueble representantes de la Comisión Presidencial para la Diáspora Venezolana, ente conformado por varias organizaciones y fundaciones de venezolanos que residen en Chile.

“La comunidad venezolana en Chile necesita ayuda y por mandato directo del presidente (de Chile, Sebastián Piñera) dispusimos en un tiempo récord un inmueble para que los venezolanos puedan reunirse; que sientan que Chile los acoge”, señaló el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, según recoge un comunicado.

En representación de la Comisión Presidencial para la Diáspora Venezolana, Danny Ramírez agradeció el apoyo que supone la entrega de este inmueble por parte del Estado chileno.

“Hemos recibido este apoyo de manos del ministro Felipe Ward, quien solidariamente ha estado atento a la solicitud de la comunidad venezolana y nos ha dado la oportunidad de tener un punto de encuentro con nuestros compatriotas”, manifestó.

La crisis en el país caribeño ha provocado un aumento explosivo de la llegada de venezolanos a Chile, donde se han convertido en la principal comunidad de inmigrantes con más de 288.000 personas, el 23% del total de extranjeros.

La tensión en Venezuela se incrementó desde que el pasado 23 de enero el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se adjudicara las competencias del Ejecutivo como presidente encargado del país por considerar ilegítimo a Nicolás Maduro tras ser reelegido en unos comicios que la oposición tacha de “fraudulentos”.

Esta acción aceleró la crisis política en Venezuela, debido a que, además, buena parte de la comunidad internacional, como Estados Unidos y varios países europeos y latinoamericanos, han dado su respaldo a Guaidó y presiona para que se convoque a elecciones.