Bolsonaro escogió a Washington como el primer destino de una visita oficial para dejar claro el deseo de su Gobierno de aproximarse a las políticas de Trump

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, será recibido este martes en la Casa Blanca por el presidente Donald Trump, en el marco de su visita a Washington.

Ambos mandatarios tienen previsto discutir varios asuntos, entre ellos buscar maneras de incrementar las inversiones estadounidenses en Brasil y avanzar en una solución a la crisis política que atraviesa Venezuela.

Bolsonaro afirmó en la Cámara de Comercio estadounidense que su país “ha cambiado” pues ahora su líder “no es un enemigo de Estados Unidos”.

“Ahora hay un presidente que no es un enemigo de Estados Unidos, es un amigo”, subrayó al compararse con sus predecesores más recientes en el cargo, los izquierdistas Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, los últimos que visitaron Washington como presidentes.

El líder ultraderechista remarcó lo “milagroso” de su victoria electoral, al señalar que tuvo que afrontar “las noticias falsas” de los medios de comunicación, en referencia a una de las expresiones favoritas del presidente estadounidense, Donald Trump, con quien marcó su afinidad.

Su discurso estuvo precedido por el de su ministro de Economía, Paulo Guedes, quien defendió la “agresiva” agenda de privatizaciones y el recorte del gasto público del nuevo presidente brasileño.

Bolsonaro comenzó la jornada del lunes con una visita no anunciada a la sede de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), una cita que no estaba en su agenda oficial.

El mandatario de Brasil ha admitido que escogió a Washington como el primer destino de una visita oficial desde que asumió el mandato, el 1 de enero pasado, para dejar claro el deseo de su Gobierno de aproximarse a la mayor economía mundial y de alinearse a las políticas de Trump.