El presidente de Bolivia, Evo Morales, reclamó este lunes al Grupo de Lima que busque una solución dialogada para la crisis en Venezuela, con el fin de evitar una guerra en América Latina.

“Hermanos Presidentes del Grupo de Lima: Respetando nuestras diferencias políticas y como líderes democráticamente electos les pido, con mucho respeto, que busquen una solución mediante el diálogo”, escribió el mandatario boliviano en su cuenta en Twitter.

Evo Morales agregó en su mensaje en la red social que esta es la opción “para salvar vidas y evitar que la guerra traiga destrucción a nuestra AL”, América Latina.

Por su parte, el Gobierno alemán se pronunció a favor de aumentar la presión con sanciones adicionales contra el Ejecutivo venezolano de Nicolás Maduro y exigió poner fin al bloqueo para que la ayuda humanitaria pueda llegar a la población.

“Estamos a favor de sanciones adicionales y estamos para ello en contacto con nuestros socios europeos”, declaró la portavoz adjunta del Ejecutivo alemán, Ulrike Demmer, quien recordó que la Unión Europea ya ha tomado medidas de carácter individual contra miembros del Gobierno de Maduro.

En la misma línea se expresó la portavoz de Exteriores, Maria Adebahr, quien subrayó la necesidad de “aumentar aún más la presión sobre Maduro” con el fin de abrir paso a unas “elecciones presidenciales libres, justas y democráticas” en Venezuela.

Recordó que para ello todos los socios europeos están llevando a cabo negociaciones en Bruselas y agregó que las sanciones deben ir dirigidas contra el entorno de Maduro y no empeorar la situación de la población venezolana.

Bogotá acoge este lunes la reunión de cancilleres del Grupo de Lima para abordar la crisis en Venezuela, con el fin de intensificar el “cerco diplomático” al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

A la reunión está prevista la asistencia del opositor Juan Guaidó, autoproclamado presidente “interino” de Venezuela, y los mandatarios de Colombia, Iván Duque; Guatemala, Jimmy Morales; y Panamá, Juan Carlos Varela, entre otros dirigentes latinoamericanos.

Asimismo, se espera la asistencia de los vicepresidentes de Estados Unidos, Mike Pence, y de Brasil, Hamilton Mourão.

La reunión se produce después de que el pasado sábado acabara en violencia el intento de ingresar ayuda humanitaria a Venezuela por pasos fronterizos con Colombia y Brasil.

La cita fue anunciada el pasado 14 de febrero durante la visita que Duque hizo al presidente estadounidense, Donald Trump.

El Grupo de Lima fue creado en la capital peruana en agosto de 2017 con el propósito de encontrar salidas a la crisis en Venezuela y en sus inicios estaba compuesto por catorce naciones: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía, más Estados Unidos como colaborador externo.

Sin embargo, en la última reunión, celebrada el pasado 4 de febrero en Ottawa, no participó ningún representante de México, que se ha desvinculado de la iniciativa desde la llegada a la Presidencia del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.