La Corte Suprema de Chile confirmó en 2017 su condena a prisión por el asesinato de un médico y un funcionario público opositores a la dictadura

La Justicia argentina dispuso la extradición del excoronel chileno Sergio Francisco Jara Arancibia, detenido el año pasado por estar condenado en su país a diez años de cárcel por dos homicidios cometidos en 1973, durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Según informaron fuentes jurídicas, Santiago Inchausti, juez federal de la localidad costera de Mar del Plata, declaró procedente la extradición del exmilitar, de 67 años, tras un pedido de la Justicia chilena, que busca que cumpla la condena, dictada en enero de 2016.

En el momento en que debía ejecutarse la sentencia, el condenado se fugó, por lo que se dictó una orden de captura internacional y finalmente fue detenido en julio del año pasado en Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.

El pasado 27 de febrero, en una audiencia, la defensa de Jara Arancibia pidió la nulidad de la detención, lo que fue rechazado por la vigencia de la circular roja activa de Interpol, y sostuvo que su defendido era un “perseguido político”.

Jara Arancibia era considerado uno de los prófugos más buscados en Chile.

La Corte Suprema de Chile confirmó en 2017 su condena a prisión por el asesinato de un médico y un funcionario público opositores a la dictadura.

Durante el mandato de Pinochet, según datos oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.