Pelosi advirtió que sus congresistas no darán “a ningún presidente, demócrata o republicano, un cheque en blanco para destruir la Constitución de Estados Unidos”

Con 245 votos a favor y 182 en contra, la mayoría demócrata en la Cámara Baja de Estados Unidos aprobó el martes una resolución con la que busca anular la polémica emergencia nacional decretada por el presidente, Donald Trump, para financiar el muro con México.

Trece congresistas republicanos desobedecieron las órdenes de Trump y votaron a favor de la medida demócrata.

El número de republicanos díscolos, sin embargo, quedó muy lejos de los que se necesitarían tras un hipotético veto de la medida por parte de Trump para volver a aprobar el texto, lo que requiere el apoyo de dos tercios de la cámara (290 congresistas).

El texto pasa ahora a un Senado con mayoría republicana en el que su aprobación será más difícil: al menos cuatro legisladores conservadores deberían alinearse con los demócratas para dar luz verde a la resolución y presentársela a Trump.

En ese hipotético caso, el presidente todavía tendría la opción de vetar la medida dándola prácticamente por muerta, por lo que su aprobación en la Cámara Baja es más una declaración de intenciones demócrata que una opción real de bloqueo.

“Espero que nuestros maravillosos senadores republicanos no opten por el camino de una seguridad fronteriza débil e ineficaz. Sin fronteras fuertes, no tenemos país, y los votantes nos apoyan en esto”, dijo este lunes Trump a través de Twitter.

“Sean fuertes e inteligentes, ¡no caigan en la trampa demócrata de fronteras abiertas y crimen!”, agregó.

Según el digital Politico, al menos diez senadores republicanos se mostraron escépticos con la emergencia nacional de Trump en una reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que les trató de convencer de oponerse a la resolución demócrata.

En el debate del Congreso, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, advirtió que sus congresistas no darán “a ningún presidente, demócrata o republicano, un cheque en blanco para destruir la Constitución de Estados Unidos”.

Por su parte, el líder de la minoría republicana, Kevin McCarthy, defendió que el presidente goza de autoridad para ello. “Hay una emergencia nacional en la frontera sur que los demócratas declararán hoy que no existe”, dijo McCarthy.