Apostar por la neutralidad en la crisis social, política y económica que está viviendo Venezuela podría afectar a toda la región, advirtió este martes en México el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Durante un conversatorio con motivo del Oslo Freedom Forum (OFF) dedicado a los derechos humanos que se celebra en la Ciudad de México, el uruguayo expuso que los países de la región no pueden en ningún caso ser permisivos con Venezuela, pues se corre el riesgo de que la situación se replique en otros países.

“Si somos permisivos al respecto, si somos neutros respecto a esto, el futuro de este continente no va a ser muy bueno”, aseveró.

Para el titular de la OEA, en la región existe un riesgo latente que se encarna en la crisis venezolana, una amenaza que “abre la posibilidad de que eso sea copiado por todos”.

No obstante, Almagro negó que una intervención militar sea la solución y apostó por el diálogo entre las distintas partes y por la presión democrática que puedan aplicar países de todo el mundo.

“Somos los primeros en condenar una intervención militar por la sencilla razón de que cualquier manual de texto de derecho internacional público condena la intervención militar”, expresó.

El que fuera ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay durante el mandato de José Mujica (2010-2015), señaló que ese mismo derecho internacional también condena crímenes de lesa humanidad como los que ocurren en Venezuela.

El tiempo apremia cada vez más para ese país, consideró Almagro, y refirió que hace un año sus condiciones para negociar con los distintos actores internacionales eran más favorables.

Ahora mismo, la situación parece intensificarse cada día más desde que el líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino en enero pasado.