Silvio Garcés espera institucionalizar la Federación Venezolana de Wushu

Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo Fotos: Rafael Briceño

El nuevo presidente de Fevewushu nos cuenta que la federación tuvo un parón debido al tema de la pandemia y lo que se quiere hacer es retomar las actividades con todas las medidas de bioseguridad que sean necesarias

El wushu o kung-fu es un arte marcial tradicional china, la cual ha dado grandes logros a Venezuela, incluyendo campeonatos mundiales, panamericanos, entre otros. Esta disciplina recientemente eligió a su nueva federación y Silvio Garcés fue el encargado de asumir esa responsabilidad como hombre ligado a este deporte tanto como competidor, árbitro y ahora llevando las riendas.

Garcés visitó los estudios de Contrapunto para contarnos acerca de la propuesta que está comenzando esta nueva gestión en el wushu venezolano.

Gerencia

“Esta nueva junta directiva tiene planteado darle al wushu un enfoque más gerencial. Queremos promocionarlo y hacer una estructura más sólida que permita un desarrollo escalonado de los atletas. La idea es que cuenten con suficientes oportunidades para así ir mejorando”, afirmó a Contrapunto el nuevo presidente de Fevewushu.

Retomando las actividades

Garcés nos cuenta que la federación tuvo un parón debido al tema de la pandemia y lo que se quiere hacer es retomar las actividades con todas las medidas de bioseguridad que sean necesarias.

Afirma que a su lado cuenta con una junta directiva que tiene muchos años trabajando en esta disciplina, por lo tanto todos saben qué hacer y esperan retomar las actividades con el mayor de los éxitos.

De igual manera, espera que la utilización de la tecnología les permita mayor inmediatez a la hora de tomar decisiones y el seguimiento de proyectos para salir adelante como federación.

Visibilización del wushu

Para el presidente de la Federación Venezolana de Wushu visualizar esta disciplina, comienza por tener una estructura competitiva que le permita a los atletas tener mayor participación. También espera mayor presencia en las redes sociales, hecho para el que contarán con la ayuda del Comité Olímpico Venezolano.

Espera remar en la dirección hacia un marketing deportivo para mantener informada a las personas sobre las actividades de la federación y así posicionarse más hasta lograr su visualización. “Queremos darle a Venezuela una opción deportiva más de calidad, no queremos hablar de buenas o malas disciplinas, nosotros simplemente queremos ser una más que ya existe y poder tenerla como opción para su práctica”.

De competidor a presidente de la federación

Silvio Garcés es un hombre del wushu, se inició en el deporte a los 11 años cuando su padre lo llevó para que aprendiera a defenderse. Posteriormente comenzó su etapa competitiva en la modalidad Taolu (formas del wushu). Tuvo la oportunidad de representar a Venezuela en campeonatos suramericanos y panamericanos, obteniendo muy buenos resultados, hasta que llegó el momento en el que decidió retirarse como atleta activo.

Posterior a esa etapa, Garcés se inicia como juez hasta lograr su certificación internacional con capacitaciones hasta establecerse. Trabajó en la federación siendo parte del Consejo de Honor y fue vicepresidente, piensa que llegó a la presidencia en el momento apropiado.

“Nunca imaginé que llegaría a ser presidente de la federación, tengo 51 años y ni a los 30 me lo imaginé. Yo amo esto, soy parte de ello, como muchos de los que están con nosotros en la federación y queríamos que esto continuará, sin importar el nombre”, subrayó.

Más allá del ego

Como amante del wushu es el primer interesado en el desarrollo de la disciplina, más allá de los egos o competencias, para el lo importante es que el wushu continúe y no se detenga.

“Yo sigo practicando, mi pasión es el wushu, de hecho mi esposa me dice, tu hoby es tu trabajo, y tu pasión es el wushu”, contó entre risas.

Metas de la nueva gestión

Como nuevo presidente de la Federación Venezolana de Wushu, asegura tener muchas metas, y espera institucionalizar la federación con una gran estructura interna. “Nos vemos con una gran cantidad de practicantes en Venezuela y que tengan esas diferentes etapas de formación. Esperamos tener esa generación de relevo y enamorar a la gente del wushu para que la federación continúe”.

Asimismo, espera que se retome la participación internacional, algo que ha sido esquivo en los últimos tiempos. Destaca la realización de los Juegos Nacionales por parte del Ministerio del Deporte en el que esta disciplina tendrá participación y será una gran oportunidad para proyectarse de cara a futuros eventos.

Cita Olímpica

El wushu debutará en una cita olímpica en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud que se estarán disputando en la capital senegalesa de Dakar en 2026. Para Garcés es una oportunidad maravillosa de visibilizar esta disciplina y asegura que se harán todas las gestiones para estar presente en este evento.

Aunque el wushu ya ha sido deporte de exhibición, se sigue esperando que se de el gran paso hacia una disciplina oficial en Juegos Olímpicos, en Venezuela son reconocidos por el COV y esto es un gran apoyo para la Federación Internacional de Wushu, debido a que mientras más países apoyen, eso va sumando para lograr el objetivo.

Futuro del wushu en Venezuela

El nuevo presidente de Fevewushu quiere ser recordado a nivel gerencial, como una administración cónsona a los tiempos actuales. Quiere que el wushu siga creciendo y a futuro se ve practicando cada día más y aprendiendo.

Para Garcés lo más sencillo de la nueva gestión que tiene por delante es que cuenta con el apoyo de personas que quieren sacar esta disciplina adelante y lo más complicado será superar el tema pandemia y lo económico.

“Las personas tienen que generar recursos para poder entrar a una competencia internacional”.

En el wushu no está solamente la parte competitiva sino también la disciiplina y esto para el es lo que hace al wushu único en su estilo: “Yo considero que el wushu te permite generar mayores habilidades en el cuerpo, por la misma concepción cultural. Realmente hay que vivirlo. Además representa una cultura”, finalizó.