El mandatario es “el administrador de un saco de cangrejos”, que “gobierna en Fuerte Tiuna y en Miraflores, pero la gente lo desprecia en el camino”, opina el diputado y dirigente de Acción Democrática. Afirma que hay puentes de comunicación entre el gobierno y la oposición, aunque no formales

Oscar Ronderos nació en La Fría (Táchira) por casualidad, aunque se hizo “margariteño y navegado” en 2004, cuando se mudó al estado Nueva Esparta. Pero hay cosas que no son casualidad en su vida: la militancia en Acción Democrática, el ser abogado y una visión de la política como un espacio para el diálogo.

La gestión del mandatario Nicolás Maduro la compara con una pareja en la que uno de sus miembros no quiere seguir la relación, pero el otro lo obliga. “No puedes pretender que tu mujer te quiera a los golpes, y eso es lo que hace Maduro con la gente”, asegura Ronderos en entrevista con Contrapunto.

-El Gobierno acusa a Roberto Marrero de participar en presuntos hechos terroristas. ¿Es cierto o es falso?

-Cualquiera que conozca a Marrero sabe que es lo más distante de un terrorista; él es una persona que tiene el “Dios te bendiga” en los labios. Tiene amigos en el gobierno cree que se puede conversar y llegar a una solución pacífica.

-Si es así, ¿por qué se lo llevan?

-El gobierno está montando un pote de humo con Marrero para quitarse el golpe que recibió con las declaraciones de Michelle Bachelet. Los que hemos venido trabajando el tema sabíamos qué iba a hacer Bachelet, porque hemos venido instruyendo el expediente.

-¿Detener a Marrero para restar peso a Bachelet no es algo incoherente?

-Maduro nos tiene acostumbrados a que no tiene coherencia en lo que hace. Pero logró el efecto: la noticia hoy no es el informe de Bachelet, sino la detención de Marrero. También hay factores en la oposición y el gobierno que se alimentan de la confrontación; que intentan dinamitar los espacios en los que se hace política.

Administrador de un saco de cangrejos

-¿Hay gobiernos y hay oposiciones?

-Sí hay gobiernos y oposiciones. Hay matices.

-¿Quiénes llevan la batuta ahora?

-Se la van pasando de uno a otro. Hoy pareciera que los radicales llevan la batuta con la detención de Marrero. Vimos a los radicales de oposición que criticaban a Bachelet sin saber lo que iba a hacer, sin conocimiento de causa. Lo que pasa es que ahora el gobierno pasó la raya roja, y por primera vez estamos viendo periodistas muertos, periodistas detenidos, periodistas que entran a entrevistar al presidente y los detienen.

-¿Qué es Maduro, en su opinión?

-Es el administrador de ese saco de cangrejos. No son gatos, porque estos pican.

-¿Eso qué implica?

-Que tiene que manejar esos matices. No lo estoy exculpando. Él es el primer responsable; él decide si pone o no preso a Marrero, si se modera o no se modera. Y al final, lo decida él o no, es el responsable.  

-¿Hay un saco de cangrejos en la oposición?

-Se acabó con la llegada de Juan Guaidó. Guaidó le metió las cabras en el corral a todo el mundo. La oposición estridente no se ve, porque Guaidó le quitó el discurso y asumió el liderazgo de toda la oposición. Todos los matices de la oposición estamos apoyando a Guaidó.

-¿Por cuánto tiempo?

-En la medida en que el liderazgo de Juan se ha impuesto inteligentemente, consensuando posiciones, razonando cuando no toma las decisiones que quisieran que tomara. Hay gente que dice que tiene que invocar el artículo 187, para autorizar la intervención humanitaria como sucedió en Haití y durante la tragedia de Vargas.

-¿Usted qué piensa?

-Es útil y necesaria para un pueblo que vive una crisis como la que vive Venezuela.

-¿No es abrirle las puertas a algo que no sabemos?

-Por supuesto que no. Es una acción humanitaria en la que otros vienen a ayudarte, no a decidir por ti. No implica intervención militar ni armada. Los que piden el 187 creyendo que invocan la intervención extranjera, están equivocados.

-¿Lo debe invocar Guaidó?

-Lo debe solicitar el presidente encargado, Juan Guaidó, cuando considere que la situación esté dada. Tan claro está que no se trata de intervención militar, que el 23 de febrero no entró ayuda humanitaria y tampoco el ejército americano.

La lucha armada no nos interesa

-Pero Maduro está en Miraflores, mandando y aprobando dinero.

-Cada día aprueba menos. Maduro ejerce el poder fáctico sentado sobre bayonetas.

-¿Y la presidencia de Guaidó es aérea?

-Es etérea, si la quieres llamar así, pero goza del apoyo de 90%. Y Maduro ejerce el poder fáctico, pero lo desprecia 90% de los venezolanos.

-¿La oposición mantiene una lucha pacífica o se va a las armas para enfrentar a Maduro?

-Nosotros no tenemos armas, y esa pelea de la lucha armada no nos interesa. No tenemos forma de ganarla. Nosotros ganamos la pelea con inteligencia. Lo descarto absolutamente. Cuando la izquierda se metió en la lucha armada, fracasó. Rómulo Betancourt los derrotó en lo político y en lo militar. Descarto un escenario armado. Nosotros proponemos una solución política y electoral: que el pueblo venezolano decida qué quiere con el gobierno en una elección libre, y para eso hay que pasar por pasos previos, como la designación de un CNE imparcial. Con este CNE hasta Juan Barreto ha dicho que no va a una elección.

-¿La estrategia de Guaidó ha funcionado? ¿O la oposición se ha desinflado, como dice el oficialismo?

-Los números dicen que el desinflado es Maduro. La estrategia de Guaidó ha funcionado, pero el gobierno pretende deprimirnos con cosas como la detención de Marrero, pero no lo ha logrado. Hay gente que se desanima, pero uno no se puede desanimar. Esto es un golpe para allá y un golpe para acá. Ellos creyeron que ganaron el round de la ayuda humanitaria, y luego vino la entrada triunfal de Guaidó por Maiquetía, como entra un presidente.

-Pero no ha logrado el primero: cese de la usurpación.

-Maduro gobierna en Fuerte Tiuna y en Miraflores, pero la gente lo desprecia en el camino.

-Guaidó no ha pasado del primer punto.

-El orden no tiene por qué ser ese. Podemos pasar directamente al tema electoral mediante una elección libre.

¿Qué propongo? Que el gobierno incorpore a los 65 diputados del chavismo que no han ido a trabajar para poder constituir el cuerpo íntegro, como se votó en 2015, y que ese cuerpo designe un CNE con las dos terceras partes, o más, que permita llevar adelante una elección libre.

-¿Y si el oficialismo no se incorpora?

-Es porque no está en disposición de resolver de manera democrática la problemática venezolana. Esta es la única forma de rescatar el capital electoral que le queda.

-¿Como van a nombrar el nuevo CNE?

-Vamos a seguir presionando y vamos a intentar nombrar un nuevo CNE incorporando más diputados del chavismo.

-No les dan los votos.

-No sabemos.

-Con la sentencia del TSJ no llegan.

-Es un TSJ precario. Tenemos un gobierno de facto en todos los aspectos.

-¿Cómo van a nombrar el CNE?

-Vamos a seguir haciendo el intento. Vamos a seguir presionando.

-¿La lucha de la oposición es a qué plazo?

-Esta lucha no tiene plazos. Los inmediatismos no nos han funcionado. Ni mañana, ni pasado mañana.

-No es que Maduro se va mañana.

-No le hemos puesto plazo a eso.

-¿Cómo debe quedar el chavismo si la oposición asume el poder?

-El chavismo tendría que ser una oposición que representa 20% de la población, según las encuestas. Controlan casi todas las gobernaciones y alcaldías. Debería rescatar su capital político y refrescar su liderazgo.

-¿Refrescar su liderazgo?

-Ya hasta dentro del chavismo Maduro es pasado.

-¿Para la oposición es pasado?

-Para nosotros también es pasado. Un señor que dice que es presidente, pero no es capaz de mantener el sistema eléctrico, prestar un servicio de transporte decente y mantener una empresa petrolera. Ese señor no gobierna. La labor de un gobierno es darte las mejores condiciones de vida. Si no hace eso, no gobierna.

Elecciones parlamentarias y presidenciales

-¿Y las elecciones parlamentarias?

-Tenemos nuestro periodo vigente hasta 2021. Pero si la condición para que Maduro se cuente es que nosotros nos contemos, estamos listos.

-¿Elecciones parlamentarias y presidenciales?

-Parlamentarias y presidenciales. Maduro plantea las parlamentarias, pero el problema no somos nosotros: el problema es Maduro. Pero podemos hacer parlamentarias y presidenciales simultáneamente, y si quieren gobernadores y alcaldes, también.

-¿Con este CNE?

-Con este CNE no. Con un CNE equilibrado, que le dé garantías a la gente.

-¿Hay puentes de comunicación entre Gobierno y oposición?

-Si los hay. Pero no los suficientes y no formales. La ausencia del chavismo en la AN no nos permite establecer los mecanismos de relación personal que teníamos en el pasado. Y los compañeros del chavismo admiten en privado que la gestión de gobierno es muy mala.

-¿Qué puede hacer el Grupo de Contacto?

-Personalmente creo que el Grupo de Contacto puede ser un mecanismo para conseguir la ruta electoral que planteo, que propongo. Es el único sitio donde se encuentran factores que reconocen a Guaidó, como la Unión Europea; y México y Caricom, que pueden conversar con Maduro. También está Uruguay, donde el expresidente Felipe Mujica plantea elecciones libres con otro CNE. Él plantea elecciones sin la participación de Guaidó y de Maduro, pero yo creo que puede ser con los dos o sin los dos. Que esa sea una decisión de cada uno de los factores en disputa.