Luis Romero: No podemos enviar paracaidistas desde Caracas a las candidaturas en gobernaciones y alcaldías

José Gregorio Yépez

El dirigente de Avanzada Progresista señala que “lo fundamental es fortalecer la unidad a la oposición. Es clave que todos los factores de la oposición democrática presentemos las mejores candidaturas, sean candidatos que provengan de las filas de partidos o candidatos independientes”

Avanzada progresista cumplió nueva años y su militancia celebra el aniversario metida de pies y manos en los preparativos para el evento electoral del 21 de noviembre.

Su secretario general Luis Romero sostiene que en la oposición debe prevalecer una actitud unitaria y no es tiempo de pasar facturas y debe pensarse en la construcción de acciones “que puedan vencer al Gobierno de Maduro”.

“Todos nos hemos equivocados y ahora todos somos pequeños. Hay que hacerse medianos para poder disputar el poder a un gobierno tramposo, tracalero y marrullero que jamás nos dará condiciones suizas para participar”, dice Romero.

Sostiene que las acciones violentas “atornillan a Maduro” y celebra que los militantes de la oposición que habían optado por vías no electorales estén regresando a la ruta electoral.

Indica que es vital para el éxito de la estrategia opositora que los partidos entiendan la necesidad de respetar los lideragos regionales y locales. “No podemos lanzar candidatos paracaidistas desde Caracas a las gobernaciones y alcaldías”.

Su propuesta en Caracas es Maribel Castillo y colocan su nombre para discusión.

Sostiene que la Alianza Democrática a la cual pertenece Avanzada Progresista, debe estar abierta a apoyar con sus tarjetas a liderazgos independientes que tengan la opción de ganar en los espacios que han cultivado.

Al terminar la rueda de prensa a la que llamaron para presentar algunas propuestas sobre el tema electoral, Luis Romero nos recibió en una de las oficinas del partido en Caracas.

-Cuál es la propuesta de Avanzada progresista en esta coyuntura frente a las elecciones del 21-N?

-Lo fundamental es fortalecer la unidad a la oposición. Es clave que todos los factores de la oposición democrática presentemos las mejores candidaturas, sean candidatos que provengan de las filas de partidos o candidatos independientes. No podemos estarnos repartiendo las candidaturas como barajitas. Eso sería grave error, hay que respetar los enclaves regionales, los liderazgos locales. Estas elecciones que vienen el 21 de noviembre son elecciones regionales y hay que respetar los liderazgos naturales. Si vamos divididos el gobierno nos va a rebanar, a despachar al detal. Yo celebro que muchos factores de la oposición que hasta ayer estuvieron convocando a la abstención se hayan sumado a la ruta electoral. Tienen que incorporarse a la unidad. Vamos todos juntos a demostrar que tenemos la suficiente madurez, el desprendimiento y el compromiso con el país para ir en bloque unitario a estas elecciones. Nadie puede erigirse como poseedores de la verdad.

-Hay sectores sectores opositores que les reclaman a “esos a esos compañeros de la oposición” que hagan un ‘mea culpa’ antes de integrarse. Eso no favorece la unidad.

-Aquí nadie puede erigirse como poseedor de la verdad. Aquí todos hemos cometido errores. Desempolvar la carpeta de las facturas políticas nos conduce a nada. Es importante que todos podamos construir en fórmulas unitarias para el próximo 21 de noviembre. Eso lo está viendo la ciudadanía, si queremos que aumente la participación es importante para el ciudadano que la oposición se ponga de acuerdo como lo logramos, por ejemplo, en el año 2015, cuando que a pesar de todas las diferencias logramos fórmulas unitarias y se produjo un resultado electoral favorable. Repito, aquí todos somos pequeñitos y para ser medianos tenemos que ir unidos. Aquí no sobra nadie. Nadie es indispensable, pero tampoco sobra nadie y por eso es importante que todo el espectro del liderazgo opositor se incorpore en fórmulas unitarias que puedan presentar una oferta electoral atractiva al ciudadano.

-Hablando de oferta electoral atractiva. ¿Qué es lo que haría atractivo esa oferta? Tomando en cuenta los últimos números de la oposición, apenas tiene el 8% del padrón electoral. ¿Qué cambia para estas elecciones? ¿Cómo van a convencer a la gente de que esta vez vale la pena votar?

-La oposición no solamente es el 8% del padrón electoral. La  oposición la componen todos los venezolanos que rechazan esta tragedia de Gobierno. Las encuestas más conservadoras señalan que este es un Gobierno con 70% de rechazo. Ese 70% es la oposición. ¿Por qué la gente no va a votar? Porque hemos cometido errores graves y en eso tenemos que ser muy humildes al asumir la cuota de responsabilidad que nos corresponde. Tenemos que ir en primer lugar unidos y en segundo lugar con las candidaturas que expresen los liderazgos naturales. No podemos desde Caracas lanzar paracaídas en los estados.  Ahí hay una realidad política. Hay liderazgos naturales que deben ser los candidatos, los que tengan la primera opción para ser candidatos a gobernadores, alcaldes, concejos legislativos, concejos municipales. Muchos de esos liderazgos que no son militantes de partidos, así como también es verdad que hay muchos militantes de partidos que tienen un liderazgo nacional, de manera que de lo que se trata es de construir un abanico de candidaturas que sean lo suficientemente atractivos para el elector, pero que también expresen la pluralidad de la oposición.

-Avanzada Progresista no termina siendo una propuesta tibia que no se identifica definitivamente con la gente en la polarización.

-Los valientes no son solo los que van a la guerra. También son los que proponen la paz. Nosotros en estos últimos nueve años, en estos nueve años de existencia nos ha tocado un rol muy complejo que ha sido el construir los caminos para el entendimiento, el diálogo, el acuerdo y la negociación política, en un país castigado, en un país agotado por la  polarización; la gente, el ciudadano común lo que quiere es que los políticos nos pongamos de acuerdo para resolverles los problemas, para resolver el problema de la inflación, el problema del colapso de los servicios, el problema de la delincuencia, el hambre en la calle. Esta diatriba suicida a lo interno de la posición entre sectores extremos, muchos de ellos vienen de regreso de soluciones violentas como invasiones extranjeras, golpes de Estado, sanciones e intervenciones como las del TIAR. Esos sectores se han dado cuenta, afortunadamente, la mayoría de ellos, que esa ruta no conduce a nada, que esa ruta lo que hace atornillar a Maduro en Miraflores. Todos los avances de la oposición han sido por la ruta electoral o por lo menos los más significativos. Incluso la diputación de Guaidó es producto de una participación electoral. Cuando hay voto masivo no hay trampa que valga. Es verdad que este Gobierno es mañoso, es tracalero, marrullero, que pone al servicio del partido del gobierno el peso de toda la maquinaria del Estado para movilizar.

Romero insiste en que la organización y la unidad deben ser el centro de atención de los dirigentes opositores y asegura que “cuando defendemos los votos, cuando presentamos candidatos que la gente reconoce como sus liderazgos naturales la población logra el triunfo. Eso lo vivimos en el 2015, pero después en Táchira, Mérida, Nueva Esparta, Anzoátegui, incluso en el área metropolitana. ¿Qué es lo que nos corresponde escoger a los candidatos adecuados?, ” ir en unidad, movilizar a la gente y defender los votos en las mesas”.

Sostiene que “la trampa del gobierno” se produce en dos niveles y señala que evidencia cuando toda la estructura del Estado se convierte en misiones y señala que “con este gobierno es difícil evitarlo. Con un gobierno como éste no podemos esperar que Maduro nos dé condiciones suizas para una elección. Cada resquicio hay que pelearlo, cada espacio hay que arrancárselo al Gobierno”.

“El otro nivel donde se produce la trampa es en las mesas electorales cuando no las cuidamos. Hay que hacer un esfuerzo muy importante para cubrir todas las mesas para tener testigos debidamente instruidos y con la capacidad de defender el voto de la gente. Si no vamos unidos, si no presentamos los candidatos idóneos, si no cuidamos el voto, nos ocurrirá lo que ha venido ocurriendo, que siendo mayoría los que queremos salir de este Gobierno, el Gobierno con su minoría que se redujo a 4 millones nos va a ganar.

-¿Cómo van a construir esa unidad? ¿Primarias? ¿Encuestas? ¿Consenso? Tienen poco tiempo.

-Es cierto lo haremos próximamente. No vamos a hablar de días ni de horas, pero lo vamos a estar anunciando al país algunos avances en materia de candidaturas. Las primarias son un método democrático de definir las candidaturas, pero por el contexto actual de la oposición hay que revisar la historia reciente. Los procesos de primarias, en su mayoría han sido muy traumáticos. El que pierde no se suma a la candidatura, a la campaña del ganador y en algunos casos pasa a hacer campaña en contra. Además las primarias cuestan mucho dinero y como tú dices ya casi no hay tiempo. ¿Quién va a regir el proceso?  ¿Quién va a reglamentar? ¿Quién va a coordinar? ¿Quién va a legitimar el proceso? Apelamos a la sensatez del consenso. Si estamos comprometidos al país. Si somos capaces de entender que es este un momento estelar para demostrar que somos mayoría el 21 de noviembre… ¡caramba! ¿No podemos asumir con responsabilidad y de forma consensuada a estas candidaturas? Estamos hablando de más de 5.000 candidatos entre gobernadores, alcaldes, concejos legislativos, concejos municipales entre principales y suplentes. ¿No es suficiente espacio para que todos nos veamos representados?

Se detiene y pone énfasis en su respuesta: “Hay que actuar con sensatez, con desprendimiento, con responsabilidad con el futuro de los venezolanos. Que de la gente que está en la calle, no siga presenciando este espectáculo deprimente de una oposición suicida que se canibalizan cada vez que viene un proceso electoral.

-Borrell, Blinken y Garneau en Canadá hablaron de la revisión de las sanciones al Gobierno de Maduro. ¿Eso no le da oxígeno?

No creo. Hay suficiente literatura de la historia contemporánea reciente sobre las sanciones que son poco eficaces cuando se les aplica a una nación. Están los ejemplos clásicos de Cuba, Corea del Norte. Por ejemplo, la sanción que impide el cambio de petróleo por diésel. ¿A quién perjudica? ¿A Maduro? Perjudica al camionetero de Catia que no puede movilizar su unidad, perjudica al hospital de Yaritagua que cuando se va la luz no pueden encender la planta auxiliar, porque la planta no tiene diésel. Esas sanciones terminan haciendo el ciudadano mucho más vulnerable frente al aparato del Gobierno. Lo hace más dependiente. Esas sanciones, lo hemos dicho muchas veces, castigan a la víctima y no al verdugo y atornilla a Maduro. Nosotros celebramos que la comunidad internacional haya comprendido esto y que se esté estudiando la flexibilización. Ahora flexibilización de las sanciones no garantiza nada en lo político, si no hay movilización de la gente, la movilización pacífica, si no sigue la presión internacional y sobre todo si la ciudadanía no se moviliza a votar y los políticos nos ponemos de acuerdo con candidaturas que sean atractivas para el electorado, sencillamente Maduro va a seguir ganando. Insisto, esta es una oportunidad formidable para demostrar que somos mayoría, pero tenemos que construir cotidiana y laboriosamente el tejido de esa alianza y eso es complicado.

-Hay quienes desde la oposición dicen que el problema es Maduro y que esto no lo resuelve un concejal, ni un gobernador.

-No yo estoy en desacuerdo. Cuando tienes enclave en los poderes locales, se moviliza la gente y voy más allá: yo creo que el más grande reservorio del músculo democrático del país está en los municipios y en las regiones. Allí hay gente resistiendo la deriva autoritaria de este Gobierno. Si tienes un enclave municipal, regional fuerte estás en mejores condiciones de competir y desplazar al Gobierno del poder central. Por ahí está planteado el referéndum revocatorio, eso es un derecho constitucional. Sobre eso hay que discutir, porque no existe en Venezuela una ley de referéndum y habría que ver si es conveniente transitar ese camino, pero en todo caso, supongamos que la oposición se pone de acuerdo caminar unida. De producirse o transitar el camino del referéndum revocatorio… ¿no es mejor quedar con 200 alcaldes y 16 gobernaciones y tener con mayor capacidad de movilización? Entonces, por supuesto que se incide en enclaves en el poder local. Si no se da el referéndum en el año 2024 vamos a tener elecciones presidenciales… Cabe la misma pregunta: ¿Es lo mismo llegar a esas elecciones como estamos ahorita con apenas cuatro gobernadores y un poco menos de 30 alcaldías? Es decir, fortaleciendo el músculo opositor hay que construirlo desde abajo, desde las localidades. De abajo hacia arriba y por eso es tan importante tener un resultado exitoso en las próximas elecciones del 21 de noviembre.

-Avanzada progresista: ¿Tibios y colaboracionistas o conspiradores?

-Ni tibios, colaboracionistas, ni conspiradores. Somos un partido de centro. Un partido moderado que entiende que el acuerdo, la negociación y el diálogo son el camino para resolver los problemas, las diatribas. Como lo hacen los países civilizados. ¿Qué tenemos un gobierno autoritario al frente? Un gobierno tramposo lo vemos, lo sabemos, pero así como el chavismo llegó al voto, al chavismo hay que desplazarlo con votos.