“Tenemos dos TSJ, dos fiscales, dos parlamentos y, aparte, dos juntas directivas de la AN, y dos presidentes. ¿Qué falta? ¿Dos CNE? Tres CNE? Te aseguro que si Guaidó nombra un CNE, la constituyente va a decir que hay otro”, manifestó el excandidato presidencial opositor. Plantea una ruta que comienza con las elecciones parlamentarias y termina en el referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro. “El nuevo CNE no va a salir de la mesa de Maikel Moreno”, insiste

Luis Alejandro Ratti se ríe cuando lo llaman colaboracionista. “Planteo salidas drásticas, radicales y reales”, asegura el excandidato presidencial. “No sé por qué no se plantean las verdaderas salidas. Esa mentira de que habrá elecciones presidenciales ahorita es la misma de la ayuda humanitaria, del ingreso de brasileños y gringos. Eso no va a pasar”.

El dirigente opositor propone una ruta diferente para llegar a una transición política: elecciones parlamentarias con las oposiciones unificadas, cese de la constituyente, que la Asamblea Nacional (AN) nombre un nuevo TSJ y un nuevo fiscal general y que se active el revocatorio contra Nicolás Maduro en 2021.

Como integrante de la mesa de diálogo nacional, aclara cuál es su posición sobre el nuevo CNE. “Nosotros no planteamos que el CNE sea nombrado por el TSJ. Lo que planetamos es que se lleve una lista al TSJ, definamos el currículum de quienes pueden ser, eso se lleva al TSJ y el TSJ le da el carácter constitucional”, detalla. Insiste también en que “el nuevo CNE no va a salir de la mesa de Maikel Moreno” y en que la ruta que propone permite tener un nuevo Poder Electoral en un plazo no mayor de 30 días.

La conversación con Contrapunto ocurre el martes 21 de enero, mientras la directiva de Luis Parra y el chavismo sesionaban en el Palacio Federal Legislativo y a la mayoría parlamentaria liderada por Juan Guaidó se le impedía el acceso al Palacio.

Rafael Briceño Sierralta

“Lo primero que debemos definir es quién es la oposición, porque no es lo mismo gobierno y oposición. Oposición es lo que se opone a un gobierno, y si reviso los últimos 20 años, sí es lo mismo la MUD y el gobierno”, subrayó.

A su juicio “en el interior del país hay dirigentes verdaderamente opositores, pero lo lamentable es quienes lideran la MUD. Hemos tenido una supuesta oposición en 2019 de fracasos y desaciertos de la historia opositora”.

-¿Qué piensa del mantra Guaidó?

-Guaidó es, junto a Maduro, el responsable de las muertes de 2019, de que no haya entrado la ayuda económica. Es un manipulador y mentiroso, y debe definir si quiere aportar un grano de arena para restaurar la democracia y que tengamos una Venezuela estable, libre, y levantar a nuestra nación.

-¿Qué dice de la propuesta de Guaidó?

-Pienso que Juan Guaidó planteó una mentira y un imposible, porque desde un principio no lo creyó. Nunca creyó que él era presidente encargado.

Rafael Briceño Sierralta

-¿Le parece?

-Él debió juramentarse el 5 de enero como presidente encargado y colocarse la banda. Tuvo muchos temores, porque nunca lo creyó. Estableció una agenda personal para sus fines políticos y económicos, pero nunca vi una acción a favor de la democracia, que es la única alternativa de romper con la polarización. Quienes mantiene el gobierno son los que polarizaron el país y secuestraron los escenarios políticos. No puedo negar que hay diputados con excelente trabajo y trayectoria, que creen que Guaidó es la salida. Pero siempre que pensamos que un hombre es la salida, fracasamos. No hay un político que sea un mesías. Venezuela necesita la unificación nacional.

-¿Qué significa?

-Que todos los sectores opositores podamos converger, participar y plantear propuestas al país. Que logremos unificar a la nación. Para poder salir de este autoritarismo que vivimos debemos sentarnos todos los sectores opositores.

-¿Para discutir qué cosas?

-Las salidas democráticas.

-¿Por ejemplo?

-Elecciones. Aquí están hablando de un nuevo CNE para una elección presidencial. Y eso sería un gravísimo error. ¿Por qué no participaron en 2018? Si ellos hubieran llamado a votar hubiésemos ganado las elecciones. Maduro no estaba de primero en las encuestas. Pero debemos entender que la salida debe ser más estratégica y democrática, que de pasiones y emociones. Hablamos de la necesidad de tener un nuevo Parlamento, con nuevas voluntades que busquen garantizar los mecanismos constitucionales, los cambios legítimos y constitucionales para salir de esta situación. Los que están no lo pudieron hacer. De haber convocado a la constituyente otra cosa sería. Maduro lo hizo y se neutralizó el trabajo de la AN.

Rafael Briceño Sierralta

-¿Ratti es partidario de participar en las parlamentarias?

-De que todos los sectores participen.

-¿Con un CNE nombrado por el TSJ?

-Sí. Tenemos dos TSJ, dos fiscales, dos parlamentos y, aparte, dos juntas directivas de la AN, y dos presidentes. ¿Qué falta? ¿Dos CNE? Tres CNE? Te aseguro que si Guaidó nombra un CNE, la constituyente va a decir que hay otro. Para el mundo lo que tenemos es un relajo.

Luis Alejandro Ratti va a participar, de todas todas, en las parlamentarias. “Tenemos un movimiento no legitimado como partido, Todos Venezuela. Estamos en la mesa de diálogo nacional, en un acuerdo con el MAS, Copei, Avanzada Progresista, Esperanza por el Cambio, Soluciones·.

-¿Van juntos?

-Sí. Es el planteamiento; la idea es ver qué pasará con el otro sector opositor. Lo ideal sería unificar ambos bloques para las elecciones parlamentarias. ¿Cuál es la idea? Que al ser elegido un nuevo Parlamento con el acuerdo político con el gobierno, la constituyente cese sus funciones. Ya quedaría un solo Poder Legislativo, la nueva AN, que pueda nombrar un nuevo TSJ y un nuevo fiscal. Con esto tenemos una gran opción.

-¿Eso significa Maduro para mil años más?

-No, señor. Con un nuevo Parlamento, un nuevo CNE y un nuevo TSJ restauramos los poderes del Estado. El Parlamento puede activar un revocatorio. Yo apostaría por el revocatorio para 2021, con un nuevo Parlamento que haya restaurado los poderes del Estado. Un revocatorio en 2021 evitaría llegar a 2023 con Maduro gobernando.

-¿Maduro lo perdería?

-Estoy convencido.

-¿Por qué aceptaría los resultados?

-Si no los acepta se evidenciar la dictadura. Hasta ahora es un autoritarismo disfrazado de democracia libre. En el mundo todavía piensan que hay democracia, aunque mala, débil y destruida. Creo que si el pueblo ve nuevos diputados, un nuevo Parlamento que saque de juego a la constituyente y que convoque para la designación de nuevos poderes, se están viendo hechos que motivarían a la gente a realizar un revocatorio.