El Coordinador de Relaciones Políticas de Fuerza Vecinal nos habla, en el día aniversario de la organización política, sobre las corrientes que conviven en el partido y las metas que se trazan en el corto plazo

José Manuel Muñoz tiene la política en la sangre y no ha sido esquivo a asumirla desde joven cuando militó en la Democracia Cristiana Universitaria. Hoy está en Fuerza Vecinal y gentilmente aceptó la invitación de Contrapunto.com para hablar de su partido que cumple su primer año.

Sostiene que la meta inmediata es “fortalecer las estructuras políticas en donde las tenemos. Por otro lado debemos ir a crearlas en donde no las tenemos”.

Una interrupción en el servicio eléctrico demora la entrevista, sin embargo llega puntual según lo reprogramado y así iniciamos la conversación.

-¿Qué es Fuerza vecinal? ¿Es un partido político, un movimiento, una plataforma para ganar elecciones?

-Fuerza Vecinal es fundamentalmente un movimiento político orientado a la acción social y al fortalecimiento de los liderazgos locales. La idea es establecer una red de comunicación entre esos liderazgos políticos, sociales, comunitarios, económicos parroquiales. Es un movimiento de movimientos con vocación de poder.

-¿Cuál es la definición ideológica? ¿Es de centro derecha, de centro izquierda, socialdemócrata, democratacristiano, conservador?

-Es un movimiento de orientación centro humanista.

-¿Nos puede ayudar con la definición?

-El centro humanismo es la derivación más laica del socialcristianismo. Como dato podemos tomar que existía la Internacional Demócrata Cristiana, ahora existe la Internacional Demócrata de Centro y sigue llamándose IDC. Se parece mucho al socialcristianismo porque el centro de esa cosmovisión es la dignidad del ser humano, pero se diferencia de la democracia cristiana en la importancia que se le da a la libertad como derecho humano. A la libertad política, la libertad económica.

-En una definición clásica están más cerca de la derecha que de la socialdemocracia.

-Si nos ajustamos a las definiciones clásicas podemos decir que de centro derecha. Particularmente no me gustan esas definiciones porque el centro existe. Nosotros nos vemos y nos sentimos como un partido de centro. Si me preguntas por qué ese giro a la derecha, te respondo: Porque una cosa es la ideología y otra cosa, muy cercana, es el modelo económico. El modelo económico en que creemos es la economía social de mercado.

-¿Cuál es modelo paradigmático?

-El alemán. Los propulsores de la economía social de mercado son Konrad Adenauer y su ministro de finanzas y luego también canciller Ludwing Erhard. Ellos definen tres grandes pilares: La solidaridad como la forma en que el ser humano pasa a ser lo primero en la política. La libertad y el emprendimiento. Otra cosa importante que está dentro de esos principios es la federalización de la política. Cuando vez a esa Alemania en ruinas… ¿Cuál fue su receta para salir de sus cenizas? Es esa incorporación de lo que podemos llamar las fuerzas vivas locales, con un marco jurídico confiable en donde se promovía la libertad de la competencia y además un esquema de solidaridad entre iguales.

-¿A qué le atribuyen el crecimiento de Fuerza Vecinal en un año?

-Primero al abandono de los espacios políticos de los partidos tradicionales. En ese momento surge el embrión del movimiento en 2017, aunque no estábamos articulados políticamente. Luego los alcaldes fundadores, es decir, Chacao, Baruta, El Hatillo y Los Salias, más Manuel Ferreira en el oriente que venía de Voluntad Popular y Morel David Rodríguez, tomaron protagonismo.

“Cada uno de ellos por separado, llegado el momento, cuando la línea de la oposición fue no participar en las elecciones municipales, decidió lanzar su candidatura, no abandonar los espacios. Después cuando identifican su política comienza a articularse. Todavía el partido está lejos. Estamos hablando de diciembre 2017. El liderazgo, nuestro liderazgo se rebeló ante la política que se trató de imponer de una parte de la oposición tradicional. Somo rebeldes ante el Gobierno y rebeldes ante el gobierno de la oposición”, señala Muñoz.

Montarse sobre la gestión

Quien funge como una especie de Secretario Político del partido señala que luego de recibir “el favor y la confianza de los ciudadanos que decidieron participar, nos concentramos en las gestiones. Hay que decir que estaban muy limitadas económicamente, pero se abocaron a atender los problemas locales. Hubo una localización de la política, mientras los factores tradicionales estaban concentrados en el conflicto nacional en los años 17, 18 y 19, y solo se mantienen pendientes de la confrontación meramente electoral. Mientras, en esos años los alcaldes de Fuerza Vecinal se dedicaron a hacer gestión. Fue el año del apagón de una semana. Allí estuvieron estos alcaldes acompañando a la gente en la medida de sus posibilidades”.

Asimismo señala que después llegó la pandemia y destaca que se mostraron unos alcaldes “apoyando a sus vecinos. Antes en el caso, sobre todo de Chacao, un municipio devastado por la violencia política, vino una gestión a rescatar los espacios públicos el mobiliario urbano, a iluminar el municipio de una alguna forma, mantener en pie la Fuerza Policial aunque se enfrentaba una contracción económica. Hubo una federalización de la política”.

-Ese espíritu pragmático ha generado una antipatía en el lado opositor y, además de los ataques del oficialismo, también los atacan desde la acera en la están caminando. Pareciera que están en medio de un fuego cruzado.

-Ahí hay que diseccionar. Si vamos al G4, el bloque opositor tradicional, está conformado por la AD de Henry Ramos, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular. Con esos factores hemos tenido siempre muy buenas relaciones y un tratamiento de respeto en los momentos más duros, en los de mayor distancia con Acción Democrática y Nuevo Tiempo. Hay que recordar que Gustavo Duque fue proclamado alcalde de Chacao por la tarjeta de Un Nuevo Tiempo en 2017. Después, a pesar de la distancia entre las estrategias políticas siempre nos hemos tratado con respeto.

-De quién están recibiendo más ataques en este momento.

-Los ataques más feroces vienen de quienes ocupaban antes los espacios en los que nosotros estamos gobernando: Voluntad Popular y Primero Justicia.

-Eso parece una pelea entre los hermanos que nacieron en la sala parto de Primero Justicia.

-Lo que llaman en literatura los odios mellizales. (Risas)

-¿Se han roto los puentes de comunicación entre Primero Justicia y Fuerza Vecinal? ¿Están rotos con Voluntad Popular?

-No se han roto. Lo que observo es un ensañamiento en los últimos días. Eso no fue así en la campaña electoral de las elecciones regionales.

-Si le pregunto esto a Leopoldo López, seguramente, contestará otra cosa.

-Una cosa es Leopoldo, que es el jefe de su partido, y otra es la relación que algunos de nosotros tenemos con dirigentes de ese partido aquí en el país. La política se hace aquí, en el país.

-¿Y con Primero Justicia?

-Igual. Estamos confrontándonos muy fuerte en algunos espacios. Recientemente le ganamos las elecciones en la Federación de Centros Universitarios de la UCV. Debo decir, con responsabilidad, que no hay canales rotos. A mi manera de ver hay una discusión subida de tono que Fuerza Vecinal no alienta.

-Aparte de los “odios mellizales”, otros factores de la oposición les acusan de ser la “oposición Prêt-à-porter” que quiere el Gobierno de Maduro para lograr un barniz democrático.

-El barniz democrático no se lo da Fuerza Vecinal o Un Nuevo Tiempo que tiene un gobernador, Primero Justicia que tiene otro gobernador. Si acaso hay un barniz democrático sobre este autoritarismo que estamos viviendo, ese barniz se lo da la decisión de todos los factores políticos, el G4, la Alianza Democrática y los movimientos emergentes, de participar en las elecciones regionales. Hubo un convencimiento, y dentro de todo lo malo que pasó, es positivo la vuelta del grueso de los factores opositores a la vía electoral.

-Mirando la vía electoral: las primarias. ¿Cómo deben hacerse? ¿Sostienen el planteamiento de una convocatoria amplia? ¿Por qué?

-Sin duda, pero quiero precisar algo. Para nosotros las primarias son el último capítulo de una novela que podría llamarse 2024. Los primeros y más importantes capítulos tienen que ver con la oferta programática. Antes que todo, los factores opositores tenemos que ponernos de acuerdo entorno a la propuesta que debemos plantearle al país. Es allí donde yo veo los mayores espacios de coincidencia. Antes de hablar de primarias tenemos que hablar de la política, la estrategia. ¿Cómo vamos a llegar al poder?

-¿Quién va a llegar al poder?

-Eso es lo último. La pregunta es: ¿Quiénes vamos a llegar al poder? La respuesta es todos.

-¿Exactamente qué quiere decir con todos? ¿Quiénes son todos?

-Todos los opositores.

¿Entre los opositores incluye al Partido Comunista y a la Alianza Popular Revolucionaria.

-¡Por su supuesto! Y no solo al Partido Comunista sino al chavismo que en este momento no apoya a Maduro. Porque de lo que se trata es de propiciar y generar una transición política. En 2024 no estamos frente a un escenario democrático tradicional donde uno o dos partidos se están disputando el poder. ¡No, no, no! Aquí lo que estamos es tratando de lograr un cambio de régimen. Del régimen autoritario en el que estamos actualmente a un régimen que empiece a tener unos visos democráticos. Para eso somos necesarios todos los opositores.

-Habla del 2024. ¿Y si al Gobierno se le ocurre una jugada pícara de adelantar las elecciones para garantizar la gobernabilidad? ¿Le tomarían la palabra?

-Precisamente por eso insisto en que lo primero que debemos discutir es la propuesta y la estrategia. Por eso es que coincido con los analistas que dicen que más que México, la oposición necesita una mesa de negociación interna.

Muñoz destaca el papel que juega Omar Barboza como secretario ejecutivo de la Plataforma Unitaria.

“Hace un esfuerzo legítimo y el reto es enorme porque se trata, nada más y nada menos, que de convencer a factores que han dominado la política opositora por mucho tiempo, que las cosas cambiaron y que el tiempo pasó, que los errores en política se pagan y que han surgido nuevas fuerzas. Cuando tu desgranas la votación opositora te vas a dar cuenta que en efecto los factores agrupados en la tarjeta de la unidad sacaron dos millones de votos, pero si sumas los votos de la Alianza Democrática, aproximadamente 1,2 millones y los movimiento emergentes, es evidente que el porcentaje de este bloque es mayor”.

-Barinas es un ejemplo.

-Y además, a pesar de todos los esfuerzos que ha hecho el Gobierno para dividirnos y que nos abstengamos, el voto opositor sigue siendo mayoritario. A pesar de la crisis de representatividad del país, existe un profundo sentimiento opositor. Lo que está ocurriendo es que la gente no tiene como canalizarlo. Hay mucha decepción y desconfianza.

-Si las elecciones son mañana… ¿Fuerza Vecinal propondría un candidato?

-Habría que ver, porque no se trata de colocar un candidato para correr y tener un espacio. Es muy probable que eso ocurra, pero como dije al principio, el problema no es el candidato, el problema es la oferta y la estrategia.

-¿Qué tendencias conviven en Fuerza Vecinal?

-¿A qué te refieres?

-¿Piensa igual Duque que Uzcátegui? ¿Piensa igual Morel, David que Elías Sayegh?.

-Te diría que ideologicamente hay figuras del partido que tienden más a la socialdemocracia, dentro del marco centro humanista, y en otros dirigentes, entre los que me incluyo, hay una visión más liberal con relación al modelo económico y a las políticas públicas. Tendrás alcaldes que ven cosas como el asistencialismo una actitud un poco más marcada que otro, pero sin que eso derive en el control de la economía, planificación de la economía, populismo. Y ahí nos entendemos.

-¿Cuál es la meta de Fuerza Vecinal en el corto plazo?

-Fortalecer las estructuras políticas en donde las tenemos e ir a crearlas en donde no las tenemos.

-¿Cuántos votos tienen?

-Casi quinientos mil votos. 341.000 en Miranda, pero en Nueva Esparta el Gobernador fue proclamado por la tarjeta de Fuerza Vecinal. Después de las elecciones se nos han acercado alcaldes, diputados de otras fuerzas. En Trujillo tenemos cuatro alcaldes, en Aragua se sumaron dos. en Cojedes dos más. Tenemos un partido que logró un resultado electoral con sus estructuras. Ahora ha ido sumando cuadros y estructuras en todas partes del país.

-¿El PSUV los salió cazar?

-Un sector del PSUV. Pero no creemos que haya una actitud del partido en ese sentido.

-¿Cuál sector del PSUV?

-El que lidera Diosdado Cabello.