El dirigente de Alternativa 1 sostiene que “la primera tarea es derrotar la abstencionismo. Más que la unidad”. Indica que que por encima del obstáculo que implica que no les hayan aprobado su tarjeta van participar en las elecciones del 21 de noviembre

Gustavo Hernández sostiene que todas las victorias de la oposición han sido por la vía electoral y cuando “se empieza a loquear” se pierden las perspectivas.

Sostiene que la primera tarea de los que quieren un cambio político es derrotar la abstencionismo. Más que la unidad. En mi opinión el problema central hoy es convocar al país a que salga a votar. Convencer a los venezolanos de que su voto es el arma más importante para derrotar a Maduro.

Por otro lado, sentencia que el mecanismo de las primarias “no es la varita mágica” y Alternativa 1 apoyarán “a los mejores en cada región”.

Pueden ir desde la negra Antonia Muñoz en Portuguesa a Antonio Ecarri en el municipio Libertador, porque esperan apoyar “a los mejores en todas las regiones”.

Hernández es de los pocos coordinadores generales de organizaciones políticas que vive en el interior y justamente por allí comenzó nuestra conversación en el programa Con tres puntos.

-¿Cómo es eso de dirigir un partido en el interior del país en una nación tan centralista?

-Eso tiene que ver con lo que es Alternativa 1, una fuerza que básicamente existe en el interior del país. En Caracas, tenemos dirigentes muy destacados como Rafael Curvelo, pero en general la fuerza más grande del partido está en Carabobo, en Aragua, en Barinas, en Portuguesa.

-Esa fuerza de Alternativa 1 está pidiendo un espacio político pero… ¿Cómo ir a unas elecciones con políticos perseguidos, partidos inhabilitados, con partidos a los cuales no le asignan tarjetas como las que ustedes han estado exigiendo?

-Es muy simple. Todas las victorias de la oposición, absolutamente todas, han sido en el terreno electoral. Cuando la oposición empieza loquear inventando salida 1, salida 2, Operación Gedeón y todas esas cosas es que empieza a ser derrotada. Yo siempre he dicho que a nada le tiene más miedo Maduro que al voto. Por eso ha trabajado por la abstención. En Venezuela se ha venido creando una especie de cultura de la abstención promovida por Maduro y por sectores radicalizados en la oposición. Una cosa absolutamente insólita.

-Pero ha sido exitoso duro y también los sectores radicales de la oposición a los cuales usted está también acusando.

-Pero el país ha salido muy mal y ese es el problema.

-¿Por qué ustedes no son exitosos? ¿Cómo hacen ustedes para revertir eso? Porque el voto parece que no es exitoso.

-¿De dónde sacan eso? Lo que es exitoso es la cultura del abstencionismo generada por Maduro, cuando se para en televisión y dice yo sé por quien vota la gente. Él no sabe por quién vota, pero él quiere infundir miedo. Quiere decirle a la gente indirectamente “el voto no sirve para nada”, porque a él le conviene eso. Lo insólito es que también lo diga María Corina, Ledezma y todos los demás que lo dicen desde hace mucho tiempo. Eso es lo insólito. El que ha tenido éxito es Maduro y por eso sigue en el poder, pese a que tiene el 80% del país en contra o el 85% del país en contra.

-¿Por qué usted dice que el voto es exitoso si la gente no vota? Vota la minoría.

-¿Todos los problemas que tiene Maduro hoy de que se derivan? De la elección de 2015 que ganó la oposición. Imagínate tú en este momento con Maduro sin los problemas que tiene hoy. El país no tuviera salida. De manera que repito esta idea que me parece que es básica: todas las victorias de la oposición, que han sido muchas e importantes, han sido en el terreno electoral. Si ahí es donde nosotros tenemos éxito… ¿Por qué vamos a inventar con otra cosa?

-¿Que implica esto en este momento ante esta coyuntura electoral del 21 de noviembre?

-Yo creo que la primera tarea es derrotar la abstencionismo. Más que la unidad. En mi opinión el problema central hoy es convocar al país a que salga a votar. Convencer a los venezolanos de que su voto es el arma más importante para derrotar a Maduro.

-No parece que ese va a ser el escenario. ¿Qué pasa el 21 noviembre si la gente no vota?

-Yo creo que sería muy malo para el país porque no habría entonces una salida inmediata a la crisis.

-¿Por qué las regionales son una salida a la crisis?

-Votar siempre es necesario. En el 2018 nosotros ya hemos podido derrotar a Maduro perfectamente. El 80% del país está en contra de Maduro. ¿Por qué no lo derrotamos? ¿Porque se podría robar la elección? ¡Qué se la robe! A ver si eso crearía un escenario totalmente distinto. Ahora sería muy importante que ese país, ese 85%, 80% que está opuesto a Maduro se exprese electoralmente y que ganemos el 85%, el 90% de las gobernaciones y que ganemos el 90% de las alcaldías y que tengamos todos los concejales del país, que tengamos todos los diputados regionales. ¿Qué va a decir Maduro de esa derrota?

-Si no es así… ¿qué va a ocurrir entonces?

-Sería malo para el país. Obviamente tendremos que seguir. La lucha seguirá, pero sin duda será una gran victoria para Maduro.

-¿Qué cambia del escenario de diciembre de 2020 al escenario de 21 de noviembre de 2021? ¿Cómo va a ser esa oposición que apuesta por el voto para convencer a la gente si apenas tienen en los votos el 8% del padrón electoral? Son enanos. ¿Qué van a hacer para revertir eso?

-Yo creo que hay un sector significativo de la oposición que antes apostaba al abstencionismo que ha rectificado. Creo que ya es una ganancia enorme. De hecho me dijo un pajarito hace muy poco que el G4 va a participar. Me dijo que sí, que efectivamente ya tenían decidido participar. Creo que es un avance significativo.

-¿Alternativa 1 tiene como participar?

-Nosotros hemos sido unos perseguidos. Durante mucho tiempo hemos solicitado una tarjeta al CNE. Por años, por lo menos seis años.

-¿Qué argumento les dan?

-Ninguno.

-¿Están en este momento a la espera de que les aprueben?

-No. Ya no nos lo van a  aprobar, pero igual vamos a participar.

-¿Cómo?

-Vamos a participar con alianzas. Vamos a participar promoviendo candidatos. Nuestra política central es apoyar a los mejores candidatos a lo largo y ancho del país y vamos a hacerlo.

-¿Cómo se escogen esos candidatos?

-Los que nosotros pensemos. Tiene que ver con la ética. Tiene que ver con la participación en la lucha política y social diaria. Tiene que ver con la promoción de un nuevo tipo de liderazgo para el país o sea,  tiene que ver con un conjunto de factores y eso ha empezado a surgir. Puedo poner un ejemplo muy pequeño, en Juan José Mora ha surgido un liderazgo que antes no existía. El doctor José Luis Contreras es un tipo fuera de serie, presidente del Colegio Abogados de la Costa, músico, intelectual, profesor universitario. Si tú lo comparas con los otros candidatos dices “est eso un tipo fuera de serie”.

-¿Cuántos precandidatos tienen ustedes para poner sobre la mesa de discusión?

-Hemos apoyado ya a varios. Hemos apoyado Américo de Grazia, en Bolívar. Hemos apoyado en Valencia a Santiago Rodríguez, que ha resultado ser un excelente candidato. Hemos apoyado a Aymara García, en Acarigua.

-¿Cuántos tienen definidos?

-Estábamos sacando la cuenta y son más o menos 80 o 60 militantes de Alternativa 1 o independientes promovidos por Alternativa 1.

-Se han sumado algunas candidaturas. Antonio Ecarri en Libertador y también entiendo que están apoyando a Antonia Muñoz en Portuguesa.

-No lo hemos anunciado así que estás en la primicia.

-Pero efectivamente la están apoyando.

-Sí. Efectivamente la vamos a apoyar.

-Antonia Muñoz y Antonio Ecarri son de polos distintos.

-Te voy a responder con una pregunta. ¿Les parece que Antonio Ecarri  no es el mejor candidato en Caracas?

-En Caracas hay como 14 precandidatos.

-Yo no tengo duda de eso y en Alternativa 1 esa duda no existe. Es el mejor candidato. ¿Qué somos idénticos no somos? Realmente tenemos valoraciones de cosas de la vida distinta.

-¿Cómo se definieron las candidaturas cuando hay tantas, tantos precandidatos? ¿Que proponen desde Alternativa 1?

-La gente cree que el problema se resuelve con el tema de las primarias. Nosotros pensamos que no es exactamente así. Nos es la varita mágica la primaria. Por ejemplo, en el 2017 que se hizo la elección del gobernadores, se hicieron primarias en muchos de los estados y muchos de sus candidatos perdieron, perdieron abrumadoramente. En Carabobo hubo primarias.

-¿Qué mecanismos propone Alternativa 1?

-Un acuerdo político que tenga como propósito central dotar a los estados de los gobernadores y a los municipios de buenos alcaldes. Yo creo que hay que apelar al sentido común.

-¿Cuál es el sentido? Cada quien le dirá que el suyo es.

-No es así. Vuelvo a lo de Caracas, el sentido común dice que es Antonio Ecarri. Habría que ver la lucha. Habría que ver la constancia, la formación.

-En este momento… ¿Qué espera usted del CNE como dirigente político?

-Yo creo que este es uno de los mejores CNE que hemos tenido. De los más equilibrados.

-¿Qué espera usted que haga?

-Espero que tenga equilibrio que conduzca una elección limpia. Espero que oiga a los que son atropellados, espero eso. El tema del CNE es muy interesante, porque también en la cuarta república hubo abuso. Yo puedo contar muchos casos de robo, escandalosos. Una vez una elección en el municipio Guacara, tú ibas a las actas del CNE sumaba y ganaba un candidato, Las actas estaban publicadas, sin embargo, proclamaron otro.

-Volviendo al presente…  ¿Qué espera usted que ocurra en las próximas semanas por parte del CNE?

-Voy a decir por qué voy a trabajar yo y por qué va a trabajar Alternativo 1. Vamos a trabajar para derrotar a la cultura de la abstención. Vamos a derrotar a Maduro para buscar una salida civilizada a la crisis política que hay en Venezuela.

-¿Se organizarían en función del revocatorio?

-El revocatorio es una cosa importante, pero primero hay que pasar esto. Hago una reflexión: si Maduro pierde el 90% de las alcaldías y de las gobernaciones… ¿el revocatorio está más cerca o más lejos?

-¿Usted ve una victoria en las regionales para avanzar de la oposición para avanzar al revocatorio?

-El revocatorio no es una varita mágica. Ya antes Maduro logró, violentando la constitución y la ley evadirlo. Si alguien apuesta al revocatorio la gran contribución es que esta vez voten todos.

-Usted ha dicho que por encima del tema unitario de la oposición está el que la gente vaya a votar, pero el sentido de unidad ha sido un estímulo para el voto ¿Cómo construir esos espacios unitarios en cada una de las realidades y generar esa esa unidad que estimule el voto?

-Estamos de acuerdo en que la unidad estimula la votación. Ahora.. ¿la unidad es posible? La unidad del G4, de la Alianza Democrática,  de los factores como Unión y Progreso, como nosotros, como tantos que hay en el país… ¿eso se puede dar?

¿Qué respuesta da usted?

Yo no creo que sea posible.

-Entonces no hay estímulo al voto.

-No es verdad. Una cosa no es igual a la otra. Hoy la tarea fundamental de los líderes políticos de oposición es derrotar la cultura abstencionista que ha promovido Maduro y los radicales de la oposición. Aún con dos candidatos de la oposición a una alcaldía o una gobernación la oposición puede ganar, porque el chavismo sólo tiene entre el 15% y el 20% y si vota al 80% del país está derrotado, aunque haya dos candidatos.

-¿Usted dialoga con esos sectores que califica como radicales de la oposición?

-La verdad que no mucho.

-¿Por qué?

-Porque la política de ellos es radicalmente distinta a la nuestra y en muchos casos lo ven a uno como gallina que mira sal.

-¿Qué piensa de los escenarios de negociación en el exterior?

-Hasta ahora la negociación ha estado en el plano político. En el plano de una salida a la crisis política. Yo creo que eso es insuficiente. El país necesita, merece, reclama una negociación que vaya mucho más allá. Por ejemplo… ¿cómo vamos a enfrentar el tema del crimen y la violencia en este país? ¿Cómo vamos a hacer frente al tema de la crisis económica?

-¿Y eso se puede resolver en México?

-No sé si se puede resolver en México. No es eso lo que yo digo. Lo que yo digo es que debería ser parte de un gran acuerdo nacional que incluya inclusive a los sectores democráticos.

-¿De un acuerdo nacional y que siga gobernando Maduro sería el plantemiento?

-Un acuerdo nacional que suponga el respeto a las reglas democráticas.

-¿Y cuáles son en este momento?

-Una de las cuales depende de los resultados electorales, en mi opinión. Primero depende de cómo se proponga la negociación. Una parte de la negociación puede ser, por ejemplo, acordar un referéndum.

-¿Cuál estímulo tendría Maduro para llamar a un revocatorio si está mandando y todavía le queda tiempo. Ese es un problema del sector opositor.

-No creo que Maduro se sienta muy cómodo con la situación actual. Yo lo vi quejándose por lo de la luz.

-Aquí también se va la energía eléctrica.

-Es que ustedes están reyes. Ustedes tienen que ver cómo viven los venezolanos del interior.

-Lo conocemos.

-Las cosas son absolutamente invivibles, escandalosas.

-¿Cree que eso afecta a quienes ejercen el poder en este momento? ¿Los amarga, los preocupa?

-Yo no creo que se sientan cómodos. Yo no creo que se sientan cómodos con la terrible crisis económica que hay, con la crisis que hay en materia de seguridad pública, porque eso genera una enorme inestabilidad. Hoy Maduro es el presidente, pero la inestabilidad sigue.

-¿Lo ve parado en un polvorín?

-Creo que hay una situación muy inestable en el país y que eso afecta al Gobierno sin duda alguno.

-México puede ser la alternativa para echarle agua fría a ese polvorín y tratar de evitar que haga chispas.

-Puede serlo, pero yo no creo que la oposición acepte eso exclusivamente y que la comunidad internacional que está aupando eso pase. La política no es así. Si ellos se van a sentar en México todo el mundo sabe que algo tendrán que ceder las dos partes.

-¿Las primarias de la oposición terminarán siendo el 21 de noviembre? ¿Se están midiendo para ver quién es el que tiene más fuelle pensando en el largo plazo si usted no ve la unidad posible?

-Puede que sí, pero será lamentable porque pudiera ocurrir que por no ir en algunos sitios acordados, para no decir unidos, se pierdan muchos espacios. El precio que vamos a pagar puede ser muy alto.  Ahora, si efectivamente el G4 en definitiva decide participar se va a tener que medir y va a tener que soltar esa pretendida hegemonía que tiene sobre la oposición y eso yo creo que es bueno. Aquí hay muchos dirigentes que son jefes que no se cuentan nunca y muchos partidos que dicen que son grandes que no se cuentan.

-Entonces… a contarse.

-Yo creo que es bueno contarse. Lamentablemente nosotros no podremos contarnos, pero la política sigue, el mundo no se acaba el 21 de noviembre. Vamos a seguir siempre en la lucha. Nosotros hemos propuesto un conjunto de cuadros al país que tienen un background, un importante en la lucha política y en la lucha social, que no son corruptos. Son gente que han pasado, algunos de ellos, por cargos públicos y han salido limpios y que son gente que además tiene un interés central que es el país y su destino. Yo creo que eso es lo más importante. Hay que hacer un gran esfuerzo por promover un nuevo liderazgo en Venezuela.

-¿En todos los sectores?

-En todos los sectores de todos los sectores. Una de las cosas sobre la cual hay que reflexionar es sobre la calidad del liderazgo del país. Cuando usted compara a Ramón Guillermo Aveledo, lo que era el congreso de la cuarta república, Teodoro Petkoff, Américo Martín y todos esos con lo que hoy tenemos uno tiene que concluir que efectivamente vivimos una gran tragedia. Que el liderazgo político del país es, en general, de muy mala calidad.

-¿Eso lo incluye a usted?

-Hay excepciones. Yo no soy un líder que esté en el gobierno ni que protagonice hoy la vida política. Yo digo los que están mandando, los que gobiernan y los que gobiernan en la oposición que, por cierto, hace poco había una foto de hace creo unos 20 años donde estaban todos los líderes de la oposición y si tú solamente sumas a Guaidó, todos son los mismos. Vendrán mejores tiempos, queremos vivir mejores tiempos yo creo que hay que ser optimista, creo que este país me merece todo lo que podamos hacer por él y que seguramente vendrán gente nueva a conducir sus destino.