Felipe Capozzolo: Confinamiento está destruyendo la economía nacional y la tranquilidad y la paz mental de los venezolanos

Texto: Vanessa Davies

La cuarentena nos está empobreciendo, alerta el presidente de Consecomercio. “La discusión de la ley antibloqueo creo que atañe a los sectores y a los grupos que se van a ver beneficiados de esa ley, y atañe más que todo al gobierno porque es una ley que el gobierno está implementando para resolver un problema del gobierno. A nosotros nos interesa que en este momento se resuelva el problema de la gente”, subraya. “El ejecutivo ha logrado importar gasolina y la ha distribuido en Caracas, pero eso no resuelve estructuralmente el problema, y no lo resuelve de cara al futuro”

El esquema de 7+7 no tiene sentido para la salud ni para la economía. Esta es una de las grandes conclusiones del presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, quien de nuevo exhortó al ejecutivo de Nicolás Maduro a autorizar el retorno a las actividades sin cortes por semana.

“Creemos que no hay ningún soporte estadístico que amerite que las empresas venezolanas, que son las principales aportantes de empleo decente en Venezuela, tengan que seguir apegándose a un esquema intermitente que no está beneficiando al país, está generando desigualdades y está apoyando un esquema de restricciones y de cuarentena que sencillamente nos está empobreciendo”, sentenció Capozzolo en entrevista con contrapunto.com. “Realmente se están generando esquemas muy desiguales con la dificultad que tiene el venezolano de moverse entre municipios, de moverse de un estado a otro, con la falta de conectividad aérea, con la falta de servicios públicos que están afectando la producción”.


“Debemos comenzar primeramente por la libre circulación en todo el territorio nacional, que puede empezar a dinamizar las actividades y normalizar la vida de todos los venezolanos. Esto debe ser siempre acompañado del cumplimiento de las más estrictas normas de prevención sanitaria de bioseguridad”

Venezuela sufre la enfermedad de la recesión desde hace siete años. “Son 34 meses de hiperinflación que estamos cumpliendo en octubre”, recuerda. “Todo sumado realmente está generando unos esquemas de desigualdad bárbaros y está generando aceleradores de la pobreza y de la desmejora en la calidad de vida del venezolano”.

-¿Cuál es el esquema que plantea Consecomercio?

-Debemos comenzar primeramente por la libre circulación en todo el territorio nacional, que puede empezar a dinamizar las actividades y normalizar la vida de todos los venezolanos. Esto debe ser siempre acompañado del cumplimiento de las más estrictas normas de prevención sanitaria de bioseguridad. Creemos que el esquema intermitente no es para nada adaptable al comercio, para nada adaptable a la industria. Debe ser sustituido por un esquema muchísimo más flexible, que sumado al libre tránsito y a la conectividad aérea en todo el país puede ayudarnos a buscar una normalidad y puede llevarnos a buscar una mejoría en el último trimestre del año, sobre todo un año que ha sido catastrófico desde el punto de vista económico. Nosotros creemos que agricultura, industria y comercio, todos unidos trabajando, dando el todo por el todo, podemos lograr mejorar el momento presente, mejorar la calidad de vida del venezolano, porque vamos a llamar a gente a trabajar, y eso es lo primordial en este momento. Para un país con las características de Venezuela, un país empobrecido, la única herramienta es poder trabajar, y para trabajar tienes que desplazarte, para trabajar tienes que tener plena libertad para poder hacerlo.

-¿El comercio puede resistir una cuarentena hasta diciembre, enero, febrero del año que viene?

-Realmente nosotros creemos que esa sería una situación totalmente indeseable, cuando estamos hablando de que ya hay cifra dura que habla de 90% de afectación de las empresas. Hay cifra dura que dice que entre 20% y 30% de las empresas que se manifiestan afectadas están hablando de efectos catastróficos, con 60% de disminución de ingresos. Eso se traduce en 30% de pérdida de empleos formales medidos y tabulados. Creemos nosotros que lo sensato en este momento es hablar ya de reconstrucción. El Día del Comercio lo hemos titulado “transitar en la incertidumbre, construyendo futuro”. Es hora de hablar de construir futuro, y para construir el futuro debemos poner la primera piedra. La primera piedra es que haya libre circulación, que vuelva a estar presente la conectividad aérea y que se pueda volver al trabajo cumpliendo las medidas de prevención sanitaria. La variable a medir es la prevención sanitaria, la bioseguridad, pero debemos volver al trabajo. La mayor parte de los países lo han hecho y no se justifica que un país con las necesidades que tiene Venezuela siga confinado. El confinamiento está destruyendo la economía nacional y esta destruyendo la tranquilidad y la paz mental de los venezolanos.


“La discusión de la ley antibloqueo creo que atañe a los sectores y a los grupos que se van a ver beneficiados de esa ley, y atañe más que todo al gobierno porque es una ley que el gobierno está implementando para resolver un problema del gobierno. A nosotros nos interesa que en este momento se resuelva el problema de la gente”

-¿Han evaluado la llamada “ley antibloqueo”? ¿Puede beneficiar en algo al sector privado, o lo perjudica?

-La discusión de la ley antibloqueo creo que atañe a los sectores y a los grupos que se van a ver beneficiados de esa ley, y atañe más que todo al gobierno porque es una ley que el gobierno está implementando para resolver un problema del gobierno. A nosotros nos interesa que en este momento se resuelva el problema de la gente.

-¿Cómo se resuelve?

-El problema de la gente se llama gas, se llama agua potable, se llama gasolina, se llama acceso a servicios públicos. El problema de la gente se llama cómo me movilizo de un municipio a otro para llegar a mi trabajo, cómo hacemos para que la gente pueda trabajar y cómo hacemos para que la gente pueda obtener ingresos. Si esa ley de alguna manera va a resolver los problemas de la gente, bienvenida sea. Si es una ley para resolver un problema del gobierno, creo que atañe solamente a ellos. Es hora también ya de que ese divorcio que existe entre el mundo político y las necesidades de las personas cese. Es hora de que nos juntemos todos los sectores y ahí tienen que estar incluidos gobierno y oposición y empecemos a generar soluciones de alto nivel, que estén por encima de la diatriba política, con miras a aliviar el dolor de la gente.

-¿Qué ha pasado con la importación de gasolina? Ustedes llamaron a un acuerdo. ¿Ha sido escuchado Consecomercio?

-La importación de gasolina pasa porque haya acuerdos entre gobierno y oposición y que se logre liberar las restricciones y que se logre hacer concesiones en el esquema sancionatorio sobre Pdvsa para que entonces también los privados se puedan incorporar y apoyar en la importación de gasolina. La única respuesta que vimos es que el ejecutivo ha logrado importar gasolina y la ha distribuido en Caracas, pero eso no resuelve estructuralmente el problema, y no lo resuelve de cara al futuro. De cara al futuro la solución es incrementar producción local y complementar con la importación de gasolina, en la cual los privados pueden jugar un rol preponderante. Si el Estado no quiere interactuar con los privados en esa materia, entonces que se aboque a resolver el problema de manera total.