En medio de las dificultades, la humanidad debió adaptarse a una nueva realidad y salir adelante buscando los aspectos positivos de este año que está a punto de finalizar

Este 2020 fue un año para el olvido en todo el mundo, entre pandemia, confinamiento y en Venezuela por razones obvias de una crisis que nos viene aquejando ya desde hace un tiempito. Sin embargo, muchos aseguran que el venezolano siempre se las ingenia para sonreír y ser feliz.

Sacar los aspectos positivos del 2020 es algo complicado, pero para eso conversamos desde Contrapunto con Claudia Echeverri, Life Coach y Coach organizacional.

¿Cuales son los aspectos positivos que se pueden rescatar de 2020?

“En un año tan complejo, puede parecer complicado encontrar aspectos favorables, sin embargo en toda situación es posible encontrar grandes oportunidades de mejora”, destacó.

De igual manera, a pesar de la complejidad de este 2020, destaca siempre lo positivo: “No me atrevería a decir, que el 2020 ha sido un año fabuloso, pero si, podemos reconocer que nos ha permitido descubrir, que muchos limites de nuestra cotidianidad, son autoimpuestos”.

Para Claudia, uno de los descubrimientos más significativos, ha sido la conciencia colectiva, durante estos meses, la cual a su juicio vino acompañada de “la consigna de cuidarnos, para cuidar a nuestros vecinos, amigos, compañeros e incluso para cuidar a desconocidos, es cada vez más aceptada y reconocida, más allá de las imposiciones de los gobiernos, hemos vivido en carne propia, como nos puede afectar aquello que pasa al otro lado del mundo”.

“Los acontecimientos del 2020 nos permitieron vivir algo que pensábamos solo ver en las películas, me refiero a la gran “parada” impuesta en las principales ciudades del mundo, vimos como se comportó la naturaleza, la fauna y la flora, nos mostraron como el mundo continua”, aseveró.

La pandemia de una u otra forma detuvo al mundo y es por ello que la humanidad tuvo que adaptarse: “Nos detuvimos, y detenernos, a veces es bueno, incluso, a veces es necesario. Nos guste o no, en una medida u otra nos detuvimos. Cada quien sabe que pasó en ese tiempo y como lo aprovechó”.

Consultada sobre las metas realizadas y las limitaciones nos explicó: “No puedo obviar, cuantos ” No se puede” fueron demolidos durante este año 2020″.

¿Cuantas limitaciones rompimos, ante la imperiosa necesidad y deseo de seguir adelante?

“Oficios, empleos, negocios, actividades y necesidades cubiertas de formas creativas e innovadoras, comenzaron a surgir. Y la pregunta del año fue ¿ Como podemos lograrlo?”, destacó.

Ante esta situación destacó que, a medida que nos dimos cuenta que la cuarentena, no era cosa de 40 días, la pregunta fue cada vez más fuerte e insistente: “¿Cómo podemos lograrlo?”

Es por ello que asegura que “El ser humano avanza por amor o por dolor, y esta vez no fue la excepción. Opciones antes descartadas o impensables, ampliaron nuestro mapa”.

¿Como afrontar el 2021?

“¿Afrontar? Suena a conflicto”, aseveró ya que a su juicio, se debe seguir aprendiendo a vivir y “adaptarnos a los nuevos entornos, que serán buenos puntos de arranque para el 2021”.

“El individuo con más opciones esta más cerca al éxito, en aquello que se ha propuesto. Hoy día tener más opciones, es hablar de tener más estrategias, se trata de incrementar nuestra preparación de posibles planes de acción”.

Señaló que la cooperación y la colaboración, serán factores claves: “Si algo nos mostró el 2020, es que solos no podemos llegar tan lejos.
Este 2021, preguntate ¿Quien más puede apoyarme con este objetivo, manteniendo reciprocidad?”.

En cuanto a la actitud que debemos tomar en 2021, recalcó que la misma tiene que ver con la acción, sin embargo actuar es consecuencia de pensar y sentir. “Así que, mejor comenzar por lo primero”.

“Este 2021, es una nueva oportunidad para hacernos consientes de nuestros pensamientos y reconocer que emociones detonan en nosotros, como individuos”, prosiguió.

Veamos un par de ejemplos

Claudia destaca que un pensamiento sostenido, de catástrofe, es detonante para emociones, ya que con el miedo, la rabia o la frustración, lo conlleva a tomar acciones o reacciones poco creativas y poco favorables.

Veamos otra alternativa: “pensamiento abierto, enfocado en logros y posibilidades, es detonante de emociones como la alegría y entusiasmo nos conducen a acciones más innovadoras y creativas”.

“Para el 2021, nos ayudará identificar nuestro propósito y mantenernos enfocados, no hay garantías en el entorno, las garantías están en el individuo”, finalizó.