Iger, que asumió el cargo en febrero, contó con un salario base de 3 millones de dólares según los datos del último año fiscal, aunque sus ingresos superaron los 45 millones por complementos, bonos y reparto de acciones

El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, renunciará a su salario a partir de abril para reducir el impacto que la crisis del coronavirus está teniendo sobre la compañía, que ha cerrado sus parques temáticos, cancelado estrenos de cine y pausado casi todos los rodajes.

Además, el nuevo consejero delegado de Disney, Bob Chapek, anunció que también reducirá su remuneración el 50%, una medida que aplicará al resto de miembros de la junta directiva para “llevar la carga” de las medidas que Disney ha tenido que tomar para hacer frente a la pandemia del Covid-19.

A pesar de que las películas son el referente de la compañía de Mickey Mouse, sus parques temáticos y los productos asociados a la marca constituyen su principal fuente de ingresos y son los más afectados por la crisis del coronavirus.

Desde mediados de marzo y hasta nuevo aviso, los parques temáticos de Disney permanecen cerrados, una decisión que la compañía ha tomado en muy pocas ocasiones.