Protestaron este miércoles para exigir aumento de sueldo. Alegaron que ganan entre 5 y 6 mil bolívares semanales y que ante la negativa de los jefes para aumentar, son acosados para que renuncien

Un grupo de trabajadores de la cadena de supermercados Central Madeirense salió este miércoles 20 de marzo a protestar para exigir mejoras laborales y denunciar que son víctimas de acoso laboral por parte de sus jefes.

Los trabajadores, en su mayoría obreros, que pertenecen a la sede 43 ubicada en Bello Campo, en el municipio Chacao, se reunieron en la avenida Francisco de Miranda, frente al Wendy’s de Bello Campo y, sin trancar la calle, reclamaron frente al semáforo que son invitados a renunciar ante la negativa de los gerentes de aumentar el sueldo.

Denunciaron que si llegan cinco o diez minutos tarde son devueltos a sus casas. Esto con el objetivo de descontarles al día. Eso representa un día menos de trabajo para ellos. Explicaron que su pago es de 5 a 6 mil bolívares semanales.

Aseguraron que les descontaron del pago los días en que no hubo luz en casi todo el país a pesar de que alegaron que no pudieron llegar debido a la falta de transporte público, incluyendo el Metro, hecho que les impidió movilizarse.

Uno de los manifestantes fue Saleciano Pérez. Él tiene ocho años dentro de la empresa y teme que si renuncia su liquidación no le alcance para sobrevivir mientras encuentra otro empleo. Explicó que uno de sus compañeros se fue de la empresa y solo le pagaron 500 bolívares soberanos a pesar de tener más de cinco años trabajando en el Central Madeirense.

Esta situación no les parece justa porque pueden dar fe de que los precios de los productos son aumentados diariamente por los gerentes de la cadena de supermercados que, además, son los únicos que “ganan en dólares”, según los trabajadores.

Pérez expresó que lo que buscan sus jefes es reducir la nómina general de 8.500 empleados que tiene el Central Madeirense en Venezuela.

Otro de sus reclamos es la desmejora en las áreas de trabajo. Manifestaron que no tienen agua ni para beber en los baños y que no hay aire acondicionado en casi todas las sedes.

Aunque eran pocos en la manifestación de este miércoles en Chacao, los trabajadores explicaron que se debe a que otros compañeros son amenazados con ser despedidos si paralizan sus labores. Añadieron que esta medida de protesta fue convocada para todas las sucursales del país.