En un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) explicaron que la economía estadounidense es menos dependiente del comercio exterior

Las tensiones comerciales que ha desatado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afectan más a Europa y a China que a su país, según reconoció la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La economista jefe de la (OCDE), Laurence Boone, explicó este miércoles que ese impacto más limitado para Washington tiene que ver con que la suya es una economía menos dependiente del comercio exterior que la de China o la de países europeos particularmente abiertos al mundo, sobre todo Alemania o Italia.

Boone, quien presentó a la prensa el informe de perspectivas de la organización, señaló que los bienes a los que se han puesto aranceles en el marco de las tensiones de los últimos tiempos también perjudican menos la actividad económica estadounidense.

La economista jefe de la (OCDE), Laurence Boone. Foto: Archivo OCDE.

En ese informe, la OCDE revisa a la baja sus expectativas para las grandes economías mundiales y muy en particular en la zona euro para la que augura que su crecimiento se limitará a 1 % este año, ocho décimas menos de lo que había anticipado a finales de noviembre.

Las correcciones son todavía más importantes para Alemania (nueve décimas menos, a 0,7 %) y para Italia (1,1 puntos menos, a -0,2 %).

Sin embargo, la corrección en el caso de Estados Unidos es de únicamente una décima, con un incremento esperado de su producto interior bruto (PIB) de 2,6 % en 2019.

La economista jefe atribuyó la mejor resistencia de la primera economía mundial a los estímulos fiscales aplicados por la Administración Trump.

Pero al ser preguntada sobre si la estrategia de tensiones comerciales del presidente estadounidense se estaba mostrando exitosa, insistió en que si el resto del mundo sale debilitado, eso también tendrá un impacto mayor para Estados Unidos.